miércoles, 23 de mayo de 2018

Javieradas y exhibición en un palacio municipal

HEMEROTECA

Un lío descomunal e intencionado
A pesar de que el autor ha retirado el cuadro, aún hay algunos como Mikelarena y otros que quieren justificar por escrito dicha imagen, uniendo en un abrazo de amor a carlistas, a la Hermandad de la Cruz -donde había carlistas pero también falangistas y otros ya desde el 26-XII-1939-, a Franco, a Hitler, y a todos los que alguna vez o por costumbre han ido de peregrinación a Javier. Un lío descomunal. Y a río revuelto, ganancia de pescadores. 

José Gil de Borja




sábado, 19 de mayo de 2018

La venganza comunista en Madrid y donde sea

NOTICIA

Una prueba más que a algunos mandamanses comunistas, el equilibrio, la ecuanimidad y la imparcialidad les importa muy poco:

https://www.ahorainformacion.es/2018/05/14/memoria-historica-borran-del-callejero-a-agustin-munoz-grandes-capitan-general-y-colocan-a/

Esto es en Madrid. En Pamplona ¿veremos a los etarras ensalzados dentro del monumento de Navarra a sus muertos en la Cruzada? Mis mayores me dijeron hace unos 40 año que los veríamos, y no me lo creía. Ahora me creo todo. Depende del sentido común, coherencia y lealtad de los actuales navarros hacia sus padres.

Nosotros queremos que el monumento siga siendo lo que fue hasta 1997. ¿Por qué? Por justicia hacia los casi 5.000 navarros que murieron por la Religión y España en el frente de batalla, y que lucharon contra al estalinismo comunista y el separatismo antiespañol. También por ecuanimidad y por la paz. Pero también para que no se les confunda con represiones que no cometieron -vaya Vd. a saber cómo fueron-, sino con el heroismo del que hicieron gala, entregando vida y hacienda.

No, no se puede embadurnar el heroísmo y el ejemplo de Navarra frente al comunismo y el separatismo en 1936.

R. de A.

jueves, 17 de mayo de 2018

Nueva arremetida contra el monumento de Navarra

EN IMÁGENES

DESVELEMOS -no hay prospectos de la exposición "buitrera"- y retratemos, aún en corto, algo de lo que hemos visto en tal exposición sufragada por el Ayuntamiento de EH Bildu, PNV/Geroa Bai etc.:

El hecho:


Entendámonos: 

Para entender quiénes eran -en su día- los contrarios a los 40.000 navarros que fueron al frente de batalla por Dios y por España, y a los 4600 que de ellos murieron en el frente después de salir de sus hogares contra el comunismo y quienes deshacían la patria, leamos algunos testimonios del "Lenin español" -Largo Caballero, PSOE-. 

En ellos, el líder socialista se muestra marxista, dice que España iba naturalmente hacia el comunismo, y anunciaba una segunda revolución -la primera fue la de Cataluña y Asturias consumada en guerra civil en 1934- "hasta el punto de no respetar cosas ni personas"

Para que se diga y se hable ahora:



Más todavía:

Lenin escribía sobre la solución en la Rusia del momento: O dictadura de los militares no revolucionarios (Kornilov) o dictadura del proletariado (bolcheviques). Pues bien, después de fracasar los bolcheviques en anteriores intentonas, y tras conquistar el poder con el golpe de Estado de octubre de 1917, su táctica iba a ser acudir a las elecciones en enero de 1918. ¿Y si los bolcheviques las perdiesen?; pues entonces se darían el golpe de Estado, que es lo que hicieron en enero de 1918 tras perder las elecciones por una gran mayoría. 

¿Y qué se hizo en España en 1936? En España los comunistas crearon el Frente Popular para triunfar con el éxito de sus aliados y, una vez dentro de las instituciones del Estado, ocupar el poder total. En España después se entrampó las elecciones de febrero de 1936 y,  durante seis meses hasta julio, se aceleró un proceso revolucionario que acabó con la dictadura de los Kornilov. Si no era ésta, iba a ser la dictadura del proletariado. Los revolucionarios conocían los preparativos de los militares sublevados y les dejaron hacer; sin embargo, los Kornilov habían aprendido mucho, ganándoles la partida, sobre todo porque una buena parte de la sociead se puso junto a ellos. 

Los marxistas perdieron la guerra y, por identificar torpemente la República con ellos, echaron a perder la misma República. También hicieron mucho para cargarse la República al provocar la guerra entre los revolucionarios (el PC de Carrillo fagocita al PSOE, y PC actúan contra el POUM, la CNT y la FAI...), al copar el poder político, y al hacer posible el golpe de Estado del republicano coronel Casado, realizado en Madrid, contra el doctor Negrín, que era filocomunista. 

En España lo de menos por entonces era la República, por lo mismo que los bolcheviques que fundaron la URSS buscaron una Unión más socialista y soviética que republicana. 




No, no se puede perdonar a los vencedores. Hay que difamarles y destruir su memoria. Y hoy, de nuevo los comunistas se esconden tras la bandera republicana. Me decía un formador hace décadas: el día que los marxistas ocupen el poder en Euzcadi, reducirán "lo vasco" al pito y el banderín. Además, ¿no saben que Mola, Queipo de Llano, Cabanellas, Aranda y otros militares... eran republicanos, y realmente mucho más que los propios marxistas comunistas?

Hoy como ayer, los marxistas utilizan a los republicanos no marxistas para ocultarse, prosperar y alcanzar el poder. Luego, obtenido éste, los apartarán de su lado. 

R. de A. 


miércoles, 16 de mayo de 2018

Anticlericalismo a la palestra en Pamplona: Memoria gráfica contra la "impunidad"

INFORMACIÓN 
CIUDADANA

IRRESPIRABLE. El ambiente de Pamplona y Navarra ya es irrespirable. Quieren echarnos de nuestra casa. Ellos, muchos que además son de fuera. Los totalitarios llevan la "amabilización" -que así la llaman- hasta sus últimas consecuencias, claro que dentro de su propio esquema mental. 

Ahora se refugian en la memoria histórica para reproducir los males de ayer. Todo muy ideológico y marxista.

Dirán que "esto es historia". Pues bien: ¿la pancarta de la imagen adjunta es esencial al recuerdo de Germán como víctima en 1978? Pues sin duda no lo es, aunque sea de ese  año. 

Tomemos el reto de que "esto (sólo) es historia" y que no es creación (recreación) de hoy (y para hoy). 

Y tomamos el "reto" porque, en primer lugar, la pancarta adjunta no es esencial para el recuerdo de la víctima. En segundo lugar porque en sí misma es ofensiva. Y tercero, porque ciertas ideologías acostumbran a utilizar la historia como herramienta ideológica y política, con pretexto de recuperarla. Para ellos esa pancarta no es historia simplemente -decir que el pasado fue y ya está- sino que es historia en la memoria -y memoria actuante- para provocar una toma de postura, lo que sin duda contiene un juicio general lo mismo que un juicio de valor. Y lo hacen público. 

Para nosotros, esa pancarta no es una llamada a la paz y convivencia hoy día, sino que denuncia lo que ellos llaman impunidad sobre algo de hace 40 años, de una época en la que muchos ni vivíamos. Lo mismo hacen en relación con 1936-39, y sobre lo anterior y posterior a estas fechas.  Por lo mismo, la denuncia que realiza dicha pancarta supone otros juicios añadidos. Así pues, esta pancarta no se esconde en la historia sino que reproduce o recrea la historia, haciéndola presente con proyección de futuro inmediato. 

Podemos decir que pulula en Pamplona y Navarra la agresión, el terrorismo psicológico, el anticlericalismo, la utilización de cualquier protesta con motivos estancados en el pasado o vivos en nuestros díascomo excusa para hacer y lograr otra cosa a lo que parece, y desde luego para incidir en el presente. Esta excusa pudiera engañar al familiar o amigo de Germán, a los familiares de los represaliados en la guerra (ojalá se pusieran también al lado de los navarros represaliados por los revolucionarios -que los hay y muchos-), a los republicanos no revolucionarios (estos últimos serían republicanos per accidens), y a las mujeres que se asocian -junto a muchos hombres de bien- a las víctimas de violaciones. 

No saben respetar algo y a alguien porque no quieren hacerlo. EH Bildu, PNV/Geroa Bai y sus socios están pero que muy "hinchados", por lo que se retratan en sus manías y mentiras utilizadas como instrumento de lucha. 

También se dice que quienes promueven este tipo de exposiciones, utilizan sectariamente los bienes públicos -en este caso municipales- para hacer exposiciones injuriosas, calumniosas, y repartirse el "pastel", lógicamente excluyendo por principio a los demás, y quebrando la obligación básica del respeto, la verdad y la convivencia. ¿Qué dirían si los demás mintiesen sobre ellos, y se lo hicieran de la manera más hiriente posible, lo que por cierto es bastante fácil? En realidad, se aprovechan muy bien de que sólo ellos utilicen la mentira como arma arrojadiza. 

De una u otra forma, usan las viejas tácticas leninistas y estalinistas. Allá ellos; no les haremos y juego, pero sí constataremos lo que hacen y deshacen. Tácticas estas que utilizan cualquier medio como es el engaño, la burla, la agresión y la amenaza... todo lo que configura el terrorismo psicológico y la doble vía de acción. El anticlericalismo es su medio preferido, el más divertido por tratarse de lo sagrado y de lo humanamente más débil

Mezclan "churras con merinas" para lograr otras cosasutilizan hábilmente las mayores desgracias sociales (muertes, violaciones...) que todos condenan, se infiltran en instituciones sociales muy sanas como en su día fue la peña sanferminera Muthiko alaiak, y la verdad les interesa un pepino. A esto se llama manipulación de ingenuos, lo que a nosotros no nos pilla por sorpresa. 

Hoy asistimos a un embate sistemático contra todo lo que ha sido y aún sigue siendo Navarra, y desde luego a un embate contra la paz (se retratan solos), haciéndolo dentro de una estrategia de largo alcance, en la que la supuesta desaparición de ETA es una pieza. 

Se consideran jueces y parte, y utilizan todos los medios del poder ejecutivo, incluso saltándose el legislativo y el judicial. Ya se está viendo en las sentencias judiciales; pero que las multas las paguen los alcaldes de su bolsillo, ¿eh?. 

No sólo denuncian ciertos hechos, sino que universalizan -y cuasi divinizan- su denuncia unilateral, exigendo además  actuar contra lo que llaman impunidad. ¿Querrán convertir la sociedad en una cárcel? 

Mientras tanto, utilizan la calumnia y el anticlericalismo. 

Quien parece victorioso, al final caerá por su orgullo. 

Ramón de Argonz 




domingo, 6 de mayo de 2018

"Hasta su total demolición" como ardor talibán

INFORMACIÓN AL DÍA

ACABAMOS de recibir el enlace siguiente sobre el monumento de "Navarra a sus muertos en la Cruzada". El texto es extenso, actualísimo y preciso, y para leerlo de un tirón. Ahí tiene Vd. una buena documentación.

https://drive.google.com/file/d/12oTo76LcNlJ-BWAppsQDEZn-UAu9K_8m/view?usp=sharing


El texto de 141 páginas -un libro- tiene el título siguiente: "Hasta su total demolición. ETA y la Memoria Histórica de revancha frente al Monumento a los Caídos de Navarra en Pamplona".

Lo que no sabemos es por qué se usa el término "los Caídos" cuando el monumento siempre se llamó de "Navarra a sus muertos en la Cruzada". Seguramente será por lo breve. 




Agradecidos,

José Gil de Borja

viernes, 20 de abril de 2018

Basta de piqueta. Las razones del P. Tarsicio de Azcona

HEMEROTECA

"Diario de Navarra" del viernes, 20- IV- 2018, recoge el siguiente testimonio y criterio del P. Capuchino Tarsicio de Azcona, investigador, historiador, que recibió el premio Príncipe de Viana y persona de una gran lucidez natural y sentido común. 
No nos referimos a su gran capacidad investigadora porque es de todos conocida. Cuando yo era un joven que empezaba a frecuentar al Archivo General y Real de Navarra, me lo encontré muchas veces, y una de ellas se me acercó y algo me dijo con una tremenda humildad propia de los sabios. Nunca se me olvidará. En ese momento ignoraba quién era y desconocía sus éxitos investigadores. 
Lea Vd. y juzgue por sí mismo:





¿Perseguir a los perseguidos? (I)

PRESENTACIÓN DE 
LA REBELDÍA CARLISTA...

Este libro titulado La rebeldía carlista. Memoria de una represión silenciada cuyo autor es Josep Miralles Climent, aclara muchas cosas, y permite vencer muchas ignorancias vencibles. 

En efecto, fue enorme la diversidad de los sublevados contra la IIª República por revolucionaria y cabalgar hacia el bolchevismo. Los carlistas, católicos y monárquicos, foralistas y legitimistas, pactaron con el general Mola y el Ejército, en el que había no pocos republicanos de orden y uno que otro masón como el general Cabanellas. 

Si advertimos el contenido de este libro -"Memoria de una represión silenciada"- a nadie se le debiera ocurrir el perseguir a los perseguidos, y esto  es lo que hacen los guerracivilistas y talibanes de hoy cuando atacan la limpia memoria de tantísimos navarros de 1936-1939, a casi toda la Navarra de entonces, al monumento de Navarra a sus muertos en la Cruzada, a la laureada de Navarra, y a la misma Cruzada. 

Esperemos que con este libro se den por aludidos quienes identifican el Carlismo con lo que  llaman franquismo, aunque sabemos que éste tuvo varios perfiles y fue mucho más que lo que se conceptúa como dictadura. Tampoco se caiga en el gran engaño de igualar la dictadura de emergencia, y al final vitalicia, del general Franco tras una tremenda guerra civil, con la de un Negrín, un Stalin, un Mussolini, un mariscal Tito etc. 





Esperemos también que con este libro se den por aludidos quienes identifican al Carlismo con los “fachas” -así dicen los torpes iletrados-, y el monumento de Navarra a sus muertos en la Cruzada con los que llaman “innombrables” cuya memoria hay que arrancar de la tierra. Y todo ello porque quienes deben darse por aludidos, perdieron la guerra hace ochenta años, guerra que ahora quieren -no, no están al día, no- reavivar, ganar, y actualizar en plan guerracivilista y talibán.

No caeremos en su trampa de hablar del pasado al cuadrado -nosotros venimos de ayer pero pensamos en presente y futuro-, sino que denunciamos su falta de futuro que ofrecen a todos los demás. Se enfangan, molestan a todos y provocan nuevas heridas -crear heridas y además para herirlas-, alegando un pasado de hace ochenta años y además leído como y cuánto ellos quieren. 

La izquierda talibán en Navarra -buenos comunistas y separatistas, nacionalistas de ocasión a lo Stalin y por separatistas a lo Sabino Arana-, no tiene otro programa que azuzar el pasado y perseguirlo en el presente. Pues bien, decimos que esta izquierda talibán se volverá loca con este libro de Miralles Climent. 

Para hacer su revolución les interesa una Navarra arruinada, desquiciada, y vapuleada; y sobre todo dividida aunque sea artificialmente. Como saben que la unión hace la fuerza se citan unos a otros autores, mientras se reparten el pastel del dinero público, de nuestros dineros que son el fruto de nuestro trabajo. 

¿Tienen delito los revolucionarios por escudarse en la República? Sin duda que sí, y son ellos quienes acabaron con ella. ¿Lo tienen por sus golpismo en 1934 en Cataluña y Asturias? ¿Y por las trampas y pufos electorales en las elecciones de febrero de 1936? ¿Y por llevar a España hacia la Revolución comunista? Más todavía y sobre el angustioso tema de represiones y venganzas, ¿qué dicen de otros si tenemos presente lo que hicieron ellos? ¿No aplican a los demás los parámetros que tuvieron ellos en muchos lugares de España? Así pues, ¿de qué dan lecciones? Decimos esto sin dar por bueno no poco de lo que suelen afirmar de otros. 

¿Tiene delito lo que llaman "franquismo" por ganarles la guerra?

¿Tienen delito los carlistas que fueron perseguidos por oponerse al nuevo Régimen, al defender precisamente ellos una España tradicional, foral, monárquica y representativa?

¿Se atreven a identificar a los perseguidos con los perseguidores de entonces? ¿A identificar el monumento de Navarra a sus muertos en la Cruzada con el Régimen que sucedió a ésta? Pues bien, creemos que en este libro de Miralles Climent sobre la represión que sufrieron muchos carlistas, amigos y herederos de aquellos cuyos nombres están en los muros del monumento, es evidente que tales ni saben ni quieren saber.

Mientras el Partido Comunista conspiraba con el maquis en contra de España y los españoles; mientras socialistas e izquierdistas vivían de gorra -y de lo robado- en México y otros países según aclara Abel Paz; mientras los del PNV hacían el agosto económico plegándose al Régimen, resulta que los carlistas, amigos y herederos de aquellos cuyo nombres llenan los muros del monumento,  se oponían a que se devaluase y olvidase el enorme esfuerzo por Dios y por España del 18 de julio, y exigían la restauración tradicional y monárquica a pesar de ser perseguidos -no diremos reprimidos-. 

Este libro es un argumento más para que a nadie se le debiera ocurrir perseguir hoy a los ayer perseguidos, ni perseguir los nombres de los 4.699 navarros muertos en el frente de combate, ni arremeter contra el monumento de Navarra a sus muertos en la Cruzada.





José Fermín de Musquilda