lunes, 10 de julio de 2017

Talibanes

NOTICIA

Talibanes en acción

Noticia tomada de Infovaticana, 10-07-2017 9:23 PM

Cuatro heridos en el derribo de una Cruz en la localidad vasca de Larrabetzu
EL AYUNTAMIENTO PRO

Cuatro heridos en el derribo de una Cruz en la localidad vasca de Larrabetzu

Cuatro personas han resultado heridas hoy al caerles cascotes durante el derribo en Larrebetzu (Vizcaya, España) de una cruz de piedra de tiempos de la Guerra Civil

A este evidente talibanismo occidental, añadimos: según la imagen, un partido político de un ayuntamiento concreto dice convertirse en todo Euskadi, la nación cultural es algo totalizante y se convierte en Estado totalitario, y para tan siniestra decisión se hermanan con la bandera del secesionismo marxista catalán.

Si el móvil del talibanismo es la guerra civil, entonces que destruyan muchísimos monumentos que ellos han levantado. Más bien el móvil talibán es el ataque a la Cruz propio del paganismo -ateísmo - en acción. Lo suyo es el amor por las brujas de Zugarramurdi, aunque les queden territorialmente algo lejos, por encontrarse al N.O. de esa tierra para ellos extraña y ambicionada llamada 
Nabarra (no Nafarroa)
Sí, aquello fue una Cruzada, en la que decenas de miles de vascos (incluso nacionalistas), católicos de veras, formaron parte del Ejército vencedor para defender -en primerísimo lugar- la religión católica de ser perseguida.

Ramón de Argonz
11-VII-2017

miércoles, 28 de junio de 2017

Cruzada aunque ya en 1942, algún "neofalanguista" como Laín Entralgo, lo negase

Fue una Cruzada

ANTE el error arraigado y el silencio de quienes no debieran guardarlo, volvamos a las fuentes históricas primarias. Muy pronto, el joven intelectual Pedro Laín Entralgo (revista “Escorial”, 1942) puso en entredicho el carácter de Cruzada de la guerra, siendo sus afirmaciones rechazadas por los voluntarios que habían estado en el frente. Aportemos tres testimonios respetando su grafía.

Primero. “HERMANDAD DE CABALLEROS VOLUNTARIOS DE LA CRUZ. Pamplona 12 febrero 1942/ Sr. D. Eladio Esparza. Subdirector de DIARIO DE NAVARRA/ Plaza/ Muy distinguido Sr. mio y amigo: La HERMANDAD DE CABALLEROS VOLUNTARIOS DE LA CRUZ, en Capítulo celebrado ayer bajo la presidencia de nuestro Capellán Limosnero Mayor, el Excmo. y Rvdmo. Señor Obispo de la Diócesis, acordó por unanimidad, expresar a usted su agradecimiento por la actitud valiente y española de ese diario, al salir al paso de la insidia lanzada por el señor Lain Entralgo en la revista “Escorial” en contra del espíritu de la Cruzada, apoyando el editorial de “Arriba España” y expresando así el fervor de ese periódico de su digna Subdirección, mantenedor siempre de los Ideales de Dios y España. Pensando en los que por Ellos murieron, siga dando la batalla para que nuestra victoria no se quiebre./ Remitímosle una “Carta abierta a don Pedro Lain Entralgo”, esperando de su amabilidad tenga a bien publicarla”. Firma el prior Narciso Ripa.
Y sigue: “(…) Sr. D. Pedro Lain Entralgo/ Subdirector de la revista “Escorial”/ Estamos enterados de su trabajo publicado en la revista “Escorial” y conocemos su insistencia en querer demostrar la necedad de que la guerra de España no ha sido una Cruzada. No tenemos por qué detenernos en refutar a usted semejante despropósito, que no se explica  ni aun teniendo en cuenta que a pesar de su edad no pisó el frente. Mas el agravio que su actitud “literaria” supone para nuestras hermanos Mártires, para España y para nosotros, nos hace salir al paso de usted y en usted de todos cuantos vienen incurriendo en ese  mismo delito de lesa Religión y Patria, para advertirles, con toda la autoridad moral que supone nuestra actuación en la Cruzada, que no estamos dispuestos a tolerar que se desvirtúe su espíritu y que “no consentiremos se traicione la sangre de los Mártires y Héroes”, porque así lo hemos jurado./ No queremos enemigos, pero si usted y otros como usted buscan a España, nos encontrarán en el camino/ AVE CRUX-SPES UNICA/ Por la “Hermandad de Caballeros Voluntarios de la Cruz” / Su Capitulo Supremo/ 13 firmas” (“Diario de Navarra”, 13-II-1942). También se conserva la enérgica carta de la Hermandad dirigida al Jefe del Estado, el general Francisco Franco, el 12-II-1942.
Segundo. “X / Ruanales a 16 del II de 1942/ (…) Muy señores míos: Acabo de leer su carta abierta al Sr. Laín Entralgo (ya antes había leído una glosa sobre el mismo tema) y no puedo menos de felicitarles por su protesta, a la que uno la mía, humilde pero enérgica./ Los que con la Cruz en el pecho y el Rosario en el bolsillo, salimos a empuñar el fusil contra los sin Dios y sin Patria, porque uno y otra nos lo exigieron, no podemos tolerar que nadie se aupe sobre el pedestal de los que cayeron para poner en tela de juicio la intención y el mérito de tantos “Mártires Voluntarios” que rindieron su tributo a la muerte con el ¡Viva Cristo Rey! en los labios; mientras ellos cobardes o mal intencionados, tozudos seguidores del “Carro de la Fortuna”, sólo se ocupaban en conservar o en adquirir prebendas a costa de la sangre de los que, siendo mejores que ellos, valían más que ellos. / No pertenezco, de hecho, a la Hermandad de C. V. de la C.; ni sé si puedo pertenecer, pues no conozco los Estatutos, aunque presumo que sí. / Sólo puedo asegurar que en los días difíciles sufrí persecución, pasé de la zona roja al Frente N. y allí permanecí, con el Tercio de Requetés de Burgos-Sangüesa, desde el 8-VIII-36, hasta que por disposición superior hube de reintegrarme a esta escuela que regento, una vez liberada./ La guerra me costó un ojo de la cara (nunca mejor empleada la expresión), parte del otro, media mano derecha y parte de la otra, mutilación a mi padre y muerte de mi madre de sufrimientos, amén de los saqueos correspondientes. / (…)” Firma Daniel de Santiago. En otra carta con la misma fecha, añade: “No podemos consentir que la gloria de los que cayeron se empañe lo más mínimo, por quienes quizá hubieran deseado nuestra derrota, ni por nadie; aun tenemos sangre los que sobrevivimos”.

Tercero. “+/ José Mª Grasa Martin/Abogado/ Cascante (Navarra) 13 febrero 1942/Sr. Don Narciso Ripa/(…) : La hermosa carta abierta que veo inserta la Prensa de hoy, creo merece la incondicional adhesión de todo buen español, que por serlo debe saber que la “rebeldía” iniciada en la Gloriosa fecha del Alzamiento Nacional estaba justificada para lograr ver triunfantes nuestros sagrados ideales: Dios y España./ Campaña fue, que se riñó ante todo para conseguir ver triunfante la Cruz contra el moderno paganismo (en todas sus manifestaciones de liberalismo, masonería, marxismo, etc.) y por ello no hay nombre que mejor le cuadre que el de “Cruzada”, aunque a muchos ignorantes, que se creen capacitados para ilustrar a las muchedumbres., y patriotas, que no pisaron el frente, no les satisfaga. / Mi adhesión poco vale, mas creo cumplir un deber al expresar la enorme satisfacción que siento al ver que no falta quien se ocupa de tomar posiciones con el fin de evitar una desagradable sorpresa del enemigo./ (…) M. Grasa”.



Por la trascripción (Archivo  HCVC)

José Fermín Garralda



Publicado en el quincenal "Siempre P'alante" nº 787 (1-VII-2017) pág. 14

lunes, 12 de junio de 2017

Pueblo héroe, pueblo llano y con faltas de ortografía

Pueblo navarro con héroes y mártires

Hay muchas contradicciones en los nacionalismos marxista y burgués, y en el catolicismo liberal importado de Europa a la vez que fruto del conservadurismo.
Quienes hoy se polarizan en los restos mortales de los navarros ayer represaliados y utilizan a sus familias, también debieran reconocer a los navarros que fueron represaliados en la España dominada por la República. Pero esto se calla. Por lo mismo, si han levantado numerosos monumentos por Navarra durante estos años, levanten también monumentos a estos otros navarros o, al menos, respeten y dejen los que están levantados aunque se hayan construido -además- por otro concepto totalmente distinto al tema de las retaguardias. No utilicen las cartas marcadas ni el guerracivilismo.
Hablamos del esfuerzo de los combatientes navarros en el frente contra la Revolución que asaltó la IIª República. Prieto (PSOE) y Aguirre (PNV) advirtieron que Navarra se había quedado casi sin hombres, pues 42.937 fueron al frente de una población de 345.883 habitantes, que no podían ser a la vez obedientes al gobierno revolucionario de Madrid y desobedientes a su Diputación Foral, próxima y sana. Como primer voluntario, la Diputación dedicó el monumento de Navarra a sus muertos en la Cruzada a la memoria de los fallecidos en el frente. Porque fue una Cruzada, ¿saben?, que no debe mezclarse con pecados ajenos de  retaguardia.
Los talibanes ocultos primero subjetivaron: si había un monumento a los navarros muertos en el frente, ¿por qué no -decían- a los represaliados? Y han terminado objetivando y centrándose de forma excluyente en su propia ideología: monumentos -dicen- sólo a quienes tenían razón (es verdad que unos la tenían y otros no), esto es, los revolucionarios, removiendo y destruyendo así -con visceralidad- todos los demás monumentos. Pues miren: el Valle de los Caídos acoge a  todos los españoles -nacionales y revolucionarios-, y Vds. quieren destruirlo. En Pamplona, el monumento a “Los Caídos” es a los muertos en combate, y también quieren destruirlo. Talibanes. Primero éste se desacralizó y se tapó el nombre de casi cinco mil navarros, luego vino el sacrilegio, el 16-XI-2016 exhumaron los ocho  restos mortales de héroes y mártires que vencieron al estalinismo y separatismo…
El pater delegado de la Hermandad de Caballeros Voluntarios de la Cruz escribía a Jesús Irigoyen -Radio Vaticana- recordándole “la importancia capital que tuvo el gesto heróico de Navarra y de los españoles que como élla pensaban, al dejar las familias, las cosechas, los hijos, todo, por defender a “Cristo y su Iglesia” y salvar sus principios en España”, y por “defender en España la religión católica contra el comunismo materialista e impedir que nuestra querida patria cayera bajo sus garras” (31-III-196). ¿Y cómo pensaba el pueblo, las familias de quienes murieron en el frente? Aquí dos muestras -con su ortografía, grafía y argot- de dos padres de familia:
Primera carta. “+ / Aurelio García / Falces (Navarra) / 15 de Noviembre de 1962 / Ex. Señor vicepresidente de la Excelentisma Diputación de Navarra /  Excelntis Señor, Ayer dia 14 seme entrego por el Excelentismo Ayuntamiento de Falces, la tan preciada Cruz o medalla conmemorativa del XXV aniversario, del glorioso Alzamiento Nacional, creada por nuestra querida Madre de Navarra, la Excelentisma Diputación, que nos dirije a los Navarros gracias, las mas expresivas para Don Miguel Gortari y diputados todos, con su ilustre Secretario, dicha medalla la recibi con un osculo de paz, un beso, que abarco desde mi querido hijo Jesus, hasta el ultimo Navarro que dieron su vida por Dios España y Navarra y por todos sus compañeros Españoles y para terminar de dar las gracias por tan preciada Cruz lo ago con la despedida personal que hice, al despedir el cadaber de mi querido Jesus q.e.d.s. / 1º doy las gracias á Dios, por aber tomado carne de mi carne y sangre de mi sangre por la restauración de España y la civilización cristiana. / 2º doy las gracias atodas nuestras autoridas que toman parte en nuestro dolor. / y 3º doy las gracias atodo el pueblo de Falces que asistido a este funeral y me despido con dos vivas para España y Navarra. / afm s.s. / Aurelio Garcia Elizondo /(dos sellos de Registro de la Diputación)”.  
Segunda carta. “+ / Pamplona 15 Novre- 62/ Sr. D. Jose Uriz / Muy distinguido Sr. mio. Le ruego encarecidamente me perdone la livertad que me tomo de molestarle. / Por conducto extraoficial me he enterado que la Exma. Diputación, conmemorando la otorgación de la Cruz Laureada de S. Fernando, está repartiendo pequeños recuerdos a los padres q(ue) dimos nuestros hijos para la Cruzada y quedaron en el campo de batalla. / Considerandome acreedor a tal distinción por haber tenido tres hijos muertos (dos en el campo y uno en casa por enfermedad contraida) de los cinco que lucharon por la misma causa. Mi domicilio Estafeta 14 piso 3º. Y respecto quien soy, puede preguntar a su distinguido amigo D. Santiago Ferrer Consejero Foral quien informará todo lo que V. desee saber respecto a mi persona. /Le saluda atte. suyo aff. s.s. / Q E S M /Pedro Echeverria Belzunce”.
Con esta natural bondad recordaban dos padres navarros a sus hijos muertos en el frente de combate. Sus hijos hoy día no son espurios en la Navarra que no se deja dar lecciones por los amigos de ETA. Las logias están detrás de todo esto, no olvidan, y utilizan para su revancha y como ariete al marxismo y separatismo guerracivilista y talibán contra la Navarra de la Cruzada. Tras 80 años, allá ellos.
Fermín de Musquilda

Publicado en el quincenal navarro católico “Siempre P’alante” nº 785 (1-VI-2017), pág. 14

miércoles, 17 de mayo de 2017

"Memoria histórica": cara y cruz de un singular fenómeno de mera revancha

“Memoria histórica”, herramienta de revancha

VIENEN historiadores de EE.UU. a recordar las verdades, porque en España hay muy poca libertad. Stanley G. Payne ha sido entrevistado por “Nuestro Tiempo” (nº 694, Primavera 2017) en la universidad de Navarra, cumpliendo quizás por otros historiadores. La crisis es -como puede apreciarse- honda.
Payne recuerda sobre la IIª República, que los revolucionarios buscaron la radicalización de España, y que el presidente Niceto Alcalá Zamora -católico liberal, conservador y antimonárquico- se acobardó, intentando apaciguar a una izquierda dispuesta a tomar las armas. El  abuso de los Gobiernos fue evidente, y la excesiva paciencia de las Derechas fue simultánea a su paulatino acorralamiento. Pues bien, en seis ocasiones la izquierda recurrió a la violencia, una de ellas con las cruentas  revoluciones de Asturias (PSOE, CNT) y Cataluña en el año 1934. Es más, “la guerra era un secreto a voces, y el Gobierno no sólo la aceptó sino que la buscó. Según sus cálculos, el ejército republicano aplastaría el alzamiento, y la República saldría reforzada”.
Para Payne, hoy se desea legislar sobre la Historia, a modo de una “dictadura blanda”, pero dictadura. La agenda de la corrección política excluye al disidente. Se ha retomado la propaganda de guerra del Frente Popular, imponiéndola como verdad histórica, identificándola desde luego con una ideología y conceptos políticos situados sobre la realidad. Así, el relato histórico queda degradado, y la Historia se inventa al servicio del poder ideológico y político. A la vez se combate el patriotismo (devoción a los padres y respeto a sus obras), sustituyéndolo por un seudo patriotismo basado en la identidad étnica o lingüística.  Hasta aquí Payne.
Añadamos algo nosotros. En Navarra, el Gobierno de Uxue Barkos va a gastar decenas de miles de euros en “memoria” histórica (DdN, 28-IV),  mientras que el PNV y comparsas de Euzcadi olvidan la suya propia de 1936. Pues bien,  no le falta al PNV motivos para pedir perdón. En efecto, Miguel de Legarra Belástegui ha escrito La otra mitad -Las cárceles de “Euskadi”- 1936-1937. “Memoria histórica”  (Sahats, 2008). Este libro se refiere a los crímenes del Frente Popular y sus aliados del PNV, cometidos en San Sebastián y Bilbao. El autor afirma: “lo que yo aporto es lo vivido por mí y mi familia durante esa aciaga época, recuerdo amargo que se hallaba escondido, dormido, en un lejano rincón, que ahora se empeñan en despertar deformando cuatro pelafustanes de la política revanchista y unos cuando ‘historiadores’ que manejan impunemente la falacia y la tergiversación, las medias verdades y las mentiras enteras, maestros de la manipulación, con la complicidad de quienes tienen en sus manos los medios de difusión y silencian a los que pretenden rebatirles con la verdad entera”. En su lista de cientos de asesinados, falta, por ejemplo, el navarro Jaime Garralda e Iribarren, cabo de requetés fusilado en San Sebastián el 29-VII-1936. Investiguen otros casos. En Pamplona hablan de unos, pero olvidar a otros no trae paz, convivencia, rigor e imparcialidad, sino revancha: ¿por qué no ponen adoquines recordando a los navarros fusilados del lado nacional fuera de Navarra, como ponen al fusilado en Zaragoza el 6-VIII-1936?
Un marxismo de manual quisiera hacer un juicio popular al reo para que se auto inculpe. En su defecto, serán sus mismos familiares quienes le desdigan, sin él y contra él, en un marco y escenario muy teatral. Antes se manipulará el pasado, se lavará el cerebro y quebrarán la unidad familiar, para así acelerar la ruptura hoy. Teatro y realidad confundidos para afear, humillar y deshacer la memoria de los muertos por Dios y por España, e imposibilitar -hoy y mañana- nuestra fidelidad, comunidad y religiosidad navarra. Así, destruyendo lo nuclear de Navarra, se destruye su alma como perverso reto “intelectual”.
Ahí están  los familiares de los mártires y héroes exhumados por el Alcalde EH Bildu de la cripta del monumento de Navarra a sus muertos en la Cruzada el 16-XI-2016, a donde se trasladaron con honores aquel 17-VII-1961. Mola sufrió terribles acusaciones de entrada, luego liaron el tema con Sanjurjo pues falleció el 20 de julio y, al final, actuaron contra seis representantes de los casi cinco mil muertos en el frente de combate, que sobre todo molestan por llevar alpargatas y guiarles la Cruz.
Salvarán la memoria los testimonios del monumental libro Requetés (Madrid, 2010), y los actuales familiares de los voluntarios colocados en el monumento de Navarra aquel 1961 con el consentimiento expreso de sus parientes. Sólo algunos  parientes actuales de dos de ellos, quisieron la exhumación impuesta por el alcalde EH-Bildu en contra de los parientes directos. En los seis casos restantes los parientes han respondido a los hechos consumados con nobleza y sin avergonzarse de sus mayores, recogiendo con devoción los restos mortales como a mártires y héroes.
Quienes afean la memoria de los voluntarios don Pedro Martínez Chasco (pbro.) (con gran torpeza en “Diario de Navarra”, 11 y 17-XI-2016) y de Jaime Munárriz (vid. “Navarra Confidencial”) han hecho el ridículo. ¿Por qué?: porque don Pedro se alistó en Estella como capellán el primer día, regresó a casa por exceso de capellanes, y su padre parecía inclinarse por la CEDA. Ahí está también la carta del médico Carlos Munárriz Escondrillas, de familia carlista de toda la vida, al prior de la Hermandad de Caballeros Voluntarios de la Cruz, fechada el 5-VIII-1961.
Así pues, se equivoca la sobrina de don Pedro y redactora de “Diario de Navarra” (M.M.) mostrando su rencor hacia el Monumento, lo que significa y la memoria de su pariente -quizás su tío- . Además, aprovechó su calidad de pariente para realizar un documental para el periódico en el que trabaja, rompiendo el compromiso de que no hubiese medios de comunicación en las exhumaciones.
Fermín de Musquilda

Publicado en el quincenal "Siempre P'alante", nº 784 (16-V-2017), pág. 14

domingo, 30 de abril de 2017

Joaquín Sota, mártir por Dios, leal a los suyos e hijo del pueblo

AL PUEBLO LLANO, en honor de los mártires de la Tradición

"Los que en torno al Altar sacrosanto
sucumbieron con bravo tesón
bien merecen que España en su canto
les otorgue inmortal galardón.
En los dias de luto supieron
de Pelayo las huellas seguir;
y aunque en lucha constante murieron,
cuan Cides vencieron
después de morir" 
(frag. Enrique de Olea) (1)


BRILLAS ALTO EN LA MEMORIA COMO JOVEN ENTUSIASTA, y no como niño que así te llama hoy algún periódico que poco quiere saber de aquella eclosión de Navarra, dirigida por ese su primer voluntario que fue la Diputación Foral del viejo Reino. 

De corta edad, tu madurez corporal engañó a los que alistaban a los voluntarios. Tu hermano iba a cuidar de tí en la gran marcha sobre Madrid como Covadonga insurgente

Corazón limpio, con la mirada alta en los más puros ideales. Sabías muy bien lo que hacías, pues la información recibida de lo que ocurría en España era clara y gravísima hasta el límite. En tu silencio lo descubriste y en el ambiente social tafallés lo palpaste. 

El héroe y mártir Joaquín Sota Garayoa nació en 1923. Su padre era Victoriano Sota Zuza y su madre Gumersinda Garayoa Landa. Eran de la ciudad de Tafalla (Navarra). Uno de sus cuatro hermanos se  llamaba Felipe, y Josefina fue su hermana. Salió voluntario al frente el 19 de julio de 1936, con trece años de edad. Su padre quedó en casa con sus 48 años de edad y su madre con 47 años. Sin duda se les necesitaba en el hogar pero -fieles y entusiastas- seles dejó ir. 

Según el BO nº 10 (23-XI-1940 p, 122) perteneció al Tercio del Rey -luego era carlista-, aunque en la clase dicho BO le clasifica como falangista, sin duda porque en ese momento ya actuaba el llamado Decreto de Unificación. A dicho Decreto franquista se opusieron los carlistas, pues para ellos suponía dejar de existir políticamente, ser absorbidos por el nuevo Estado, ver incautados sus círculos, prensa, boletines y revistas, etc. Y así ocurrió. Tas el combate leal, los voluntarios regresaron a sus casas. Puede decirse que ganaron la guerra y que perdieron la paz. 

Pero Joaquín no regresó vivo para alegrar de nuevo a sus padres, sino que murió en el frente de Balaguer (Lérida), con 15 años de edad, el 21-VII-1938.

Sus restos mortales inicialmente reposaron en el cementerio de la ciudad de Tafalla. En 1961 la Diputación Foral pidió permiso a la familia para trasladarlos con todos los honores al monumento de Navarra a sus muertos de la Cruzada, donde estuvieron hasta el 16-XI-2016. Tras una noche de infamia y exhumación, de nuevo reposan. 

Los navarros de hoy tenemos una deuda pendiente con Joaquín. Somos olvidadizos, descastados y cobardes, pero ocurre que estamos sin líderes, pues han claudicado quienes no debieran claudicar. Mil gracias a los que no se avergüenzan de nuestro héroe y de sus miles de compañeros. Gracias mil porque los actuales ignorantes -y desde luego cobardes que se atreven con los muertos- hacen de modernos talibanes, no pocos de los cuales son hijos y nietos que reniegan de sus mayores -por ejemplo algún descendiente de "el Templau"-. Son estos últimos renegadores quienes debieran de responder de sí mismos y dejar a los demás en paz. 


Nuestro homenaje -no sin cierta melancolía- a este noble matrimonio del pueblo llano, perteneciente a una gozosa tradición, que ofrecieron lo mejor de sí mismos para frenar a quienes pretendían acabar con la religión católica -muchísimos voluntarios salieron como cruzados modernos-, hundir a España en la miseria, cercenar los Fueros de Navarra, y mantener una España descabezada sin rey. Sus hijos se pusieron a las órdenes de don Alfonso Carlos I y siguieron a la Diputación de Navarra como a primer voluntario. En España se vivía una situación de huida hacia adelante, revolucionaria y estalinista, de pucherazo electoral; más, el asesinato de Calvo Sotelo por los guardias de asalto fue la gota que desbordó la imposibilidad radical de la convivencia, culminando la quema de iglesias y conventos ocurrida en 1931 con el asesinato de más de seis mil sacerdotes, religiosos y monjas durante la guerra. La mayor persecución religiosa de la historia después de las del imperio romano pagano. 
¡Oh, pueblo llano, hacedor de grandes gestas! Campesinos y jornaleros, oficios y artesanos, obreros y pequeños industriales, funcionarios... que disteis todo de vosotros mismos junto a los demás sectores sociales, vemos cómo os maltratan los nuevos talibanes, que ni saben ni quieren conocer el ayer sino utilizarlo injustamente y en contra ya de la verdad ya de sus mismos contemporáneos.

Victoriano falleció en 1978 con 90 años de edad, y Gumersinda en 1960 a sus 71 años. Sus rostros de felicidad reflejan una conciencia tranquila. Dios les haya premiado. 


José Fermín Garralda

(1) "Biblioteca Popular Carlista. Publicación mensual de Propaganda" (Barcelona, 1895-97)

Respeten la Cruz de Órgiva (Granada)

¡No a la retirada de la Cruz de los muertos
de la Cruzada en Órgiva!

Animamos a todos nuestros lectores a firmar la siguiente petición:

Se trata de otra Cruz que quieren quitar, esta vez en Órgiva, en la Alpujarra granadina, aludiendo razones de la falsa memoria histórica, que en realidad no es sino olvido histórico, pues la Cruz, además de representar la fe cristiana de nuestros padres, sirve de piadoso recuerdo a los que murieron en la contienda de 1936.


Órgiva tiene muchas prioridades de las que debería ocuparse el Gobierno Municipal:  carreteras infames, hospital, limpieza, infraestructuras municipales, juzgados, empleo, transparencia, participación.......
Quitar esta Cruz, que no contiene ninguna inscripción y ha sido punto de encuentro y disfrute de muchas generaciones, no es ninguna demanda vecinal. Tampoco la Cruz genera conflicto alguno.
Actitudes talibanes de destrucción de una Cruz no producen ninguna reparación a nadie. Sólo se explica desde el intento de crear divisiones artificiales ya superadas.

sábado, 22 de abril de 2017

José Sanjurjo Sacanell. De Pamplona a Melilla sus restos mortales.

OPNION


In memoriam.
Su honor, muy por encima de nuestra gran vergüenza como pueblo
PAMPLONA le vio nacer en 1872. Su familia fue militar de saga carlista. Sus méritos de guerra y hazañas se encuentran en los libros. Héroe incomprendido por unos, vive querido por muchos navarros hoy silenciosos. Mucho se le debe, también donde hoy reposa. Comandante militar de Melilla (1921), dirigió el desembarco de Alhucemas (1925), ganó el sobrenombre León del Rif. Máxima autoridad del Marruecos español. Puso de acuerdo a Mola con los carlistas navarros y el 20 de  julio de 1936 fallecía en accidente de avión en Cascaes (Portugal), al ir a despegar hacia Pamplona para dirigir a los sublevados por Dios y por España.  Tenía 64 años.
Por pacificar Marruecos nuestro Marqués de Monte Malmusí y luego del Rif (1926), Fructuoso Orduna hizo un monumento por suscripción popular, de estilo clasicista, colocado en la calle ciudadela de Pamplona. Se inauguró el 13-VII-1929. Retirado su busto de bronce en 1931, repuesto en 1936, se quitó de nuevo en 1988. La Comunión Tradicionalista Carlista (CTC) de Navarra pleiteó con el Ayuntamiento iruñense, siendo digna de leerse la sentencia judicial.
El 22-XI-1939 la S.I. Catedral de Pamplona recibía los restos mortales del teniente general  laureado y celebraba sus honras fúnebres. El túmulo mortuorio se levantó en el atrio con escolta y jefes. Sus restos mortales reposarán en un recinto de dicha Catedral de 1939 a 1961, en un sepulcro exento de austeras líneas a los pies del Altar. Según el Recordatorio, la inscripción ante el sepulcro rezaba así:
“Aquí esperaré el día de la resurrección de la carne. En mi heroica y lealísima tierra natal de Navarra, en la que esperan también ese día del Señor y de la realidad de la victoria, tantos y tantos cruzados que con su sangre salvaron a España. Hacia esta tierra me traían los hombres de buena voluntad, en un julio inolvidablemente glorioso.
Yo en aquel vuelo traía mi alma de soldado, para guión de aquella empresa de héroes y caballeros; Dios no lo quiso; Dios quiso darme la muerte, para descansar en el sueño de los que en Él mueren; en mi tierra, con los míos, a la divina sombra de Santa María la Real” General Sanjurjo.

Sepulcro del General Sanjurjo en la catedral de Pamplona.
Recordatorio a los Mártires de la Tradición. Archivo del autor. 

Ahí descansaba confiado, mientras entre junio de 1943 y julio de 1954 se levantaba el Monumento de Navarra a sus muertos en la Cruzada. El 17-VII-1961 se trasladaron sus restos mortales con toda solemnidad hasta su Cripta, junto a los de Mola y cinco voluntarios -el sexto llegará en 1964-, que representan a los 4.653 muertos por Dios -fue una Cruzada- y por España en el frente de combate. ¡Por esto los han exhumado  con iniquidad en 2016! ¿Se enteran entrampados y navarros?
No fue fácil el traslado. Vicente Arrastia Gorricho, miembro de la Hermandad de Caballeros Voluntarios de la Cruz, decía: “no sabemos qué malas voluntades torpedean estos propósitos” (“La Actualidad Española”, 14-III-1961).
El cortejo fúnebre con los restos mortales partió de la catedral, desfiló por  la Plaza del Castillo y las avenidas San Ignacio y Carlos III, y llegó hasta la Cripta del  Monumento. El pueblo estuvo en masa junto a sus autoridades. El  féretro lucía las banderas nacional y de Navarra, el fajín, espada, gorra militar y condecoraciones.
El 16-XI-2016 sus restos mortales -entre otros- fueron exhumados con vileza e inquina contra la voluntad expresa de las familias de cuatro héroes. Fue posible gracias al pacto entre el Alcalde (EH Bildu) y el Sr. Arzobispo, quien claudicó con un por hoy inexplicable giro de timón. Las familias -se les tentó- se resistieron a triangular a ambos. Tras perder éstas el recurso de amparo ante el Juzgado, los restos mortales de Sanjurjo y tres voluntarios fueron recogidos inmediatamente por un noble representante legal de las familias.
Nuestro máximo respeto hacia el silencio y dolor familiar. Pero los navarros debieran de expresar el suyo: no pudieron hacerlo, siguen callados y, en el país de la libertad y el Derecho, los poderes fácticos (alcaldía, arzobispado y Diario de Navarra), junto a la dejadez y tergiversaciones durante décadas, directa o indirectamente lo han impedido. Ningún navarro estuvo físicamente entre el Alcalde y dicho representante familiar para denunciar el abuso del poder municipal. Algún derecho -no ya  jurídico- tendrán los navarros, pues Sanjurjo era una personalidad pública, lo quisieron en la Cripta (1961-2016) y le consideraron un héroe. Ausentes el 16-XI-2016, los navarros rechazan la claudicación y la orden del Alcalde de exhumar. Todo se hizo de repente, en silencio, de noche. Frente al triángulo de hecho (impuesto a las familias), sólo protestó in situ quien también era presidente de los carlistas CTC de Navarra; primero en el zaguán y luego -dos veces- expectante frente a una vigilada  Cripta.
Se comprende la actuación de las familias hartas de este affaire del Talibán marxista-separatista. Navarros: mostremos nuestro dolor y vergüenza por lo ocurrido, y pidamos perdón. Hoy no merecemos a Sanjurjo, que está bien entre sus Regulares.
La Diócesis estaba obligada a velar los restos mortales del general Sanjurjo como cuando estuvieron en la catedral durante 22 años. Una vez fuera de Navarra, el jueves 23 de marzo de 2017 recibieron los honores propios de su rango y descansan en la avanzada de España junto a las columnas de Hércules. Plus Ultra. Sanjurjo sigue respetado, y a pesar todo y del inexplicable silencio de los buenos -¡paz en Cristo al héroe y mártir!-, cada vez con más unción en la memoria viva del pueblo fiel.
Fermín de Musquilda


Publicado en el quincenal "Siempre P'alante" nº 782 (16-IV-2017) y en el digital  "Ahora-Información" (21-IV-2017).