lunes, 18 de septiembre de 2017

Una alcaldesa derriba la Cruz del Parque de Ribalta

Noticia
Todo son excusas para ocultar lo que 
de verdad pretenden.

TALIBANES en acción. 
Leemos en Infocatólica


La alcaldesa de Castellón decide derribar la Cruz del Parque de Ribalta
POR CONSIDERARLA FRANQUISTA

La alcaldesa de Castellón decide derribar la Cruz del Parque de Ribalta

La cruz fue construida en 1944 dedicándose a los caídos, pero en 1979, con el acuerdo de todos los partidos políticos se decidió mantener el monumento eliminando cualquier connotación franquista y dedicando la cruz a las víctimas de la violencia.

jueves, 14 de septiembre de 2017

Exaltación de la Santa Cruz

AGENDA


Festividad de la Exaltación de la Santa Cruz

El 14 de septiembre fue siempre la festividad más importante del calendario de la Hermandad canónica de Caballeros Voluntarios de la Cruz. Desde su fundación el 26-XII-1939, la hermandad celebra este día espiritualmente y por todo lo alto, como pone de manifiesto la documentación de su archivo. Desde 1962 celebraron sus actos religiosos en el Monumento de Navarra a sus muertos en la Cruzada.


Pintura del conocido artista barroco Tiépolo
F. de Musquilda

miércoles, 30 de agosto de 2017

"En lucha" contra al fofo burgués

OPINIÓN


 Prácticas estalinistas

FUE TAN SÓLO hace dos años. Nos resistíamos a publicar esta fotografía por su horrible fealdad: "Que cada cual llore a sus muertos. Gora ETA!". Ensuciaba en negro el portal de Zumalacárregui o de Francia, uno de los seis portales que durante siglos daban acceso a la ciudad de Pamplona. 


Guardamos en nuestro archivo razón de los muchísimos atentados realizados durante largos años contra la inscripción que estaba en el lugar que ocupa la inscripción de la imagen, grabada en piedra en recuerdo de ese héroe guipuzcoano llamado Tomás Zumalacárregui e Imaz, por su fidelidad a la Religión, la Patria y al Rey legítimo y foral en aquel fragoso año 1833. 

La primera inscripción que había, básicamente similar a ésta, también recordaba circunstancialmente  al general Franco como jefe militar y sólo estaba escrita en castellano. Las múltiples agresiones a las que nos referimos contra la primera inscripción fueron con pintura y finalmente -por dos veces- con máquinas para destruir piedra... Poco o nada hizo el Ayuntamiento de UPN de entonces por cuidar y proteger la inscripción, que además de recordar a Zumalacárregui era un patrimonio heredado: una auténtica vergüenza durante años. Estará satisfecho. Como para poner UPN cámaras de vigilancia como ha puesto el actual alcalde... 

Hace dos años se cambió la inscripción tan dañada omitiéndose cualquier mención militar al siglo XX.  La actual está bien en bilingüe: este idioma sería un a más. En su día criticamos el cambio de inscripción -que no fue restauración- porque no nos gustan los talibanes de hoy, ni los faraones de ayer que se cargaban lo que no les gustaba de sus predecesores, ni los puristas en lo que les conviene también actuales, ni quienes rechazan cualquier margen que se puede conceder a las circunstancias. 

Pues bien -y a lo que vamos-, en dos ocasiones y junto a la nueva inscripción, se realizaron pintadas en favor de ETA.Sólo pude fotografiar la pintada de la imagen adjunta. Era el 25-VII-2015. No obstante, ésta pintada duró poco porque enseguida la borraron, sin volverse a realizar ni ésta ni ninguna otra. Por lo visto mandan los amigos del grafitero y los muchachos son disciplinados. Nada puede "sonar" hoy a ETA aunque ésta exista y políticamente vaya logrando sus objetivos.

Esta horrible pintada desvela demasiado. Hay que tener en cuenta la fecha del mes de julio y las agresiones de entonces contra el "Monumento de Navarra a sus muertos en la Cruzada" de Pamplona. Desde luego es una pintada hipócrita  y sumamente insultante a las víctimas de la represión durante la guerra civil por quien la firma -parece que el amigo de ETA quiere aprovecharse de aquellas para ocultar la sangrienta historia reciente de la banda-. También es insultante a las víctimas de ETA. Es insultante a la gente de la Navarra de la guerra por suponer que iban a estar de acuerdo con los penosos hechos de retaguardia. Por cierto, que en la vecina CAV nadie recuerda a los innumerables asesinatos -al menos 713 en once meses- cometidos en Bilbao y San Sebastián por los del Frente Popular y con responsabilidad del PNV, en 1936.  Hoy, en la CVA, a unos se les ensalza como si fuesen héroes, y se omite a otros con una omisión que les supone miserables y culpàbiliza. Dos balanzas estas pero que muy diferentes. Es bueno y necesario llorar, mi corazón sigue llorando y rezando, aunque teniendo en cuenta que han pasado ochenta años y hoy no es lo mismo que si fuese ayer. Pero también es insultante a los voluntarios navarros de la Cruzada. Sin embargo, lo peor es que, utilizando tragedias lejanas en el tiempo, los etarras han pretendido distraer, ocultar y aún lavar sus crímenes. Siguen el buen método estalinista. Por extensión de ello, pensemos en los que hoy no condenan el terrorismo y homenajean a los terroristas, porque esto ya se trata de balanzas distintas, sino que tiene otras dimensiones.

El colmo de este hipócrita es cuando hoy día algunos no quieren que se rece religiosamente por los muertos heroicamente en el frente de batalla. Ni en público ni en privado. Tampoco hacen mención ni recuerdan a los muchos navarros asesinados en las retaguardias del Frente Popular. Por eso faltan no pocos nombres en las inscripciones colocadas en los adoquines de los portales de la calle en los que vivían las víctimas.  

Al talibanismo se le suma hoy la revancha, reactualizar fuera del tiempo con intentos guerracivilistas, incidir de continuo y con todos los medios para revivir el tremendo drama de unos navarros de hace ochenta años -de un modo que por su parte el otro bando nunca hizo y con olvido de él-, desenfocar  el pasado, y ser monotemáticos por quienes en realidad buscan otra cosa. Por si eso fuese poco y como muestra del dominio estalinista, sume Vd. la persecución en el presente contra todo recuerdo y hasta rezo religioso por los que murieron en el frente o fueron asesinados en la retaguardia del lado revolucionario

F. de M. 

martes, 1 de agosto de 2017

Recuerdo ante el olvido. Cruzada de 1936.


Este libro editado en Pamplona, editorial Navarra, en el año 1948, tiene 311 jugosas páginas llenas de rasgos, gestos, episodios, cartas privadas,  y un largo anecdotario de los voluntarios navarros, leyendo el cual mons. Marcelino Olaechea Loizaga, siendo arzobispo de Valencia, escribió al final de su introducción: "Que en un mundo que se hunde en la materia sean estos episodios, anécdotas y cartas un oreo y aliento del espíritu".

Nosotros, contemplando no sin tristeza lo ocurrido desde esa fecha hasta hoy en nuestra patria España, podemos constatar el triunfo de quienes tergiversan el pasado y el odio que rebrota en algunos corazones, así como el dominio de las mentes por la propaganda que tiene todos los medios de comunicación y los fondos de las instituciones públicas a su alcance. Esto no es continuidad con un pasado que todos habíamos situado equilibradamente en su lugar a beneficio de un futuro en concordia ya logrado en su día, sino que es una novedad provocada artificialmente por el cálculo de ideologías de combate. Pocos son los que se sustraen a dicha propaganda manteniendo su pureza y libertad. 

Pues bien, el error y el odio pueden triunfar temporal y aparentemente, pero no convencen. Algo hay en el hombre que -a la larga- olfatea los errores para identificarlos, atraído por otra cosa... que es la verdad que por otro lado él debe descubrir con cuidado y atención. Y atraído también y más todavía, por el esfuerzo heroico de quienes, hombres del pueblo y alpargata, dieron todo de sí a cambio de nada. Incluso que ganaron la guerra y perdieron parte de ellos mismos en la paz. Tras la lucha se volvieron a sus casas con el deber cumplido. La verdad lisa y llana, y el corazón limpio de quienes ofrecieron su vida por salvar la religión católica de la persecución, atraen como va la abeja al panal.

En las guerras, sobre todo si son entre hermanos, se cometen graves pecados en todas las retaguardias. En España los hubo, y no piense el lector que sólo en el lado Nacional sino más y con muchísima más saña en el revolucionario. Hay muchos ejemplos patentes de triste recuerdo. Sabemos que esto no excusa a nadie. También hubo asesinatos en Navarra, lo que supuso el rechazo de muchísima gente de bien ya por entonces. El jefe regional carlista Ignacio Baleztena exigió, a finales de julio, que ningún carlista cometiese actos de violencia en retaguardia, dejando la justicia necesaria a las autoridades militares siempre bien ponderadas. A diferencia de lo que algunos pretenden hacer recordando horrores del pasado, estos no pueden ocultar la limpieza y el heroísmo en el frente de combate de más de 40.000 navarros -requetés, soldados y falangistas- en defensa de la religión, ni ocultar tampoco los motivos extremos de la sublevación, o bien la entereza de la Diputación Foral de Navarra a la que la generalidad de navarros siguió. Ya sabemos qué decía la propaganda de guerra contraria a los voluntarios, pero también hay constancia de la admiración que los requetés causaban a unos y a otros como a Indalecio Prieto. Defendían la religión, a Dios Jaungoikoa en los corazones, en sus familias, escuelas y asociaciones..., que querían conservarlas en Su servicio. La vida del hombre "sabe" a eternidad y necesita la Redención por quien es Justo y misericordia. También defendían su patria de caer en la terrible espiral de la Revolución como ocurrió en Rusia tan sólo veinte años antes. No diremos más. Ya dijo Manuel Azaña: "piedad y perdón". Los tradicionalistas no lo hemos olvidado.

A título particular, un ejemplar del libro arriba citado firmó y dedicó el autor a Tiburcio Garralda Argonz, párroco de Orcoyen (Navarra). Dice así: "A Dn. Tiburcio Garralda con el mayor afecto esperando que el agrado y la emoción le acompañen al leer este libro. Cordialmente, Francisco López Sanz. 22-4-949. Tiburcio Garralda. Orcoyen 30 abril 1949" Sello: Tiburcio Garralda Argonz. presbítero". De sus sobrinos, Jaime fue asesinado en San Sebastián al comenzar la guerra, Teodoro fue voluntario requeté, un tercero ejerció a la vez de médico en Madrid, y Luis, el más pequeño de la familia, todos los días acompañaba al ama Rosa Goyena Cruchaga -ya viuda-, quien a sus 52 años subía la empinada cuesta que conduce a la cima del monte Musquilda para rezar por sus hijos a la Virgen del santuario

Una vez más recordamos a Cicerón, cuando decía que la verdad se corrompe tanto con la mentira como por el silencio. 




De todos es conocidos que los nacionalistas que había en Navarra -al menos en ésta sabemos que eran pocos- y Álava se sumaron a la sublevación, y que apellidos conocidos en Navarra como nacionalistas ingresaron en los tercios de requetés. Todo esto corresponde a un ayer lejano, pero algunos se empeñan en revivirlo como si fuese el otro día y quién sabe si volver torpemente a él. 

Fermín de Musquilda
Pamplona, 1-VIII-2017

viernes, 21 de julio de 2017

Fue, lisa y llanamente, una Cruzada.

Fue una Cruzada (y 2)
POCO A POCO se va entendiendo fácilmente que en 1936 hubiese una Cruzada, porque vamos por el mismo camino. Hoy la persecución religiosa en España, a pesar del silencio de la Conferencia Episcopal española, es una realidad in crescendo: la religión se margina y escarnece,  se ataca al obispo que predica si algo de lo que dice no gusta, se violan lugares de culto, se veja y hace violencia a las personas. Lo peor es el sacrilegio, blasfemia y profanación públicas por ser Él Quien Es. Quieren los bienes a la Iglesia (una nueva desamortización), derribar conventos (el de las Damas Apostólicas en Madrid), y amenazan como talibanes con derribar grandes templos como el Valle de Los Caídos u otros similares ya vergonzosamente desacralizados, como es en monumento de Navarra a sus Muertos en la Cruzada (Pamplona). Esto se acelera de una forma increíble. El Congreso de los Diputados pide -a propuesta del radicalismo ultraizquierdista de Esquerra Republicana y por un voto- al Gobierno de Rajoy que presente una ley de libertad religiosa.  Esto no augura nada bueno. En la católica España se persigue a los católicos. El quid es que hoy la persecución se esconde en palabras como democracia, lo mismo que ayer -y también hoy- se escondió detrás del trono según desveló Balmes hacia 1840. ¿Qué hacen la Justicia, la Constitución de los 40 años, el Gobierno del PP, los partidos “demócratas”, don Felipe de Borbón…?
En estos momentos, el odio a la religión católica y la injusticia de no defender al incesantemente ofendido -Dios y los hombres- producen guerracivilismo. Parece que algunos lo buscan y calculan para evitar un estallido similar al de 1936. Lo que ocurre es que hoy no quedan ni catacumbas donde esconderse.
Transcribo con su grafía tres documentos de la Cruzada de 1936, conservados en el archivo histórico de la Hermandad de caballeros Voluntarios de la Cruz.
Primero. La mujer navarra participó en la Cruzada como esposa, madre e hija, como enfermera, margarita, miembro de la Acción Católica…, y, a pesar de sus grandes virtudes, tuvo que luchar en la retaguardia por mantenerlas. A las mujeres de la Acción Católica. “+ Mujeres Españolas / Españoles la Patria está en peligro. Acudid a defenderla. Este fué el manifiesto-alocución del Alcalde de Móstoles en la guerra de la INDEPENDENCIA. / Ello, mas una norma, “por Dios y por España” ha sido el porqué; la contraseña de esta Cruzada. / Al llamamiento respondió el Pueblo Español con sus Soldados, cuerdo de caballeros de antaño, testimonio de que se esperaba el momento d(e) entroncar el esplendor de una Nueva Era con la tradición Hispanica. Resp(on)dió con alma y vida, dando su sangre para que fuera tinta de la Historia, y escenas guerreras para hacerlas láminas en el Libro de juzgará la gesta (de) España y su vida para que esté en la conciencia de nuevas generaciones y (su) ser y su todo para holocausto a Dios, Supremo Juez en un día que ha de ll(egar)./  Los Soldados tienen ante la Historia limpia hoja de servicios, (tran)quilidad en su examen de conciencia, y ante Dios placidez de quien ha obrado bien./ Nosotras las mujeres que tenemos?  Muchas tanto como los hombres. Se dan (cu)enta de que hay guerra en España. La viven. O porque lloran la muerte de al(gún) ser querido o recuerdan la vida de los que pasan calamidades en la trinche(ra)./ Todas enlutadas interior o exteriormente -aunque en medio de la triste(za) sean estos momentos de alegría, pues resurge la Patria- llevan una vida aus(tera) de sacrificio y trabajo. / Pero hay un sector de hermanas nuestras que no se dan cuenta de que es (gue)rra lo que sostenemos. No queremos pensar que apercibiendose de ello hagan (por) olvidarlo o vivir “su vida a costa de muchas muertes”. / Sonroja oir de labios de los muchachos -de los mismos que luchan e(n el) campo de batalla- quejas y lamentos por el espectáculo de la retaguardia. / Y teniendo en cuenta los pocos hombres que hay en ella, de quien depend(e el) “espectáculo”?. De bastantes mujeres, asi lo confiesan ellos. / De esas que solo piensan en pinturas y modas y lucen y se exhiben. De e(sas) que indirectamente recogen lo que se trata de hechar (sic.).  Porque la impureza es (la) clave de los demás males./ A todas esas la ACCION CATOLICA pregunta. Quien ha de revivir a España? (La) contestación es fácil: Los Españoles. / Pues dentro de ese concepto también entrais vosotras y por tanto os alca(nza) la obligación de luchar por España./ Dios manda ser castos. España exige sacrificio” (s.f., 3 cuartillas ciclostil).
Segundo. Luchar por Dios hizo que el espíritu cristiano de los voluntarios suavizase  durezas y penas, según indica la respuesta de la Hermandad de Caballeros Voluntarios de la Cruz a la solicitud del alcalde de Pamplona en materia de indultos.“(Escudo) Diputación Foral y Provincial de Navarra./ Dirección de agricultura y ganadería /Ingeniero Jefe/ Pamplona- 13-8-945/ Sr. D. Narciso Ripa/ Pamplona/ Mi querido amigo: Estas cuatro lineas las motiva una consulta que quiero hacerle. Si llegado el caso, los tribunales legales impusieran pena irreparable á alguno ó á algunos conciudadanos nuestros del campo contrario, y yó como alcalde de la ciudad solicitara el indulto, ¿podria contar en mi proceder con el asenso de esa inclita orden de caballeros de la Cruz de la que V. ejerce el Priorato? / Para mi, aunque lo presumo, el conocerlo, de antemano, seria de gran satisfaccion y de gran tranquilidad en el cumplimiento de los deberes de mi cargo, al coincidir con el voto de la que estimo opinion más calificada y serena en ese asunto./ Mi saludo y gracias anticipadas. Su buen amigo/ Daniel Nagore”.
La respuesta siguiente fue afirmativa: "Pamplona, 22 de Octubre de 1945/ Ilmo. Sr. D. Daniel Nagore/ Alcalde de la Ciudad/ Distinguido Señor mio:/ Nuestro común amigo D. Narciso Ripa, nos dió traslado de la carta que de Vd. recibió como Prior de esta Hermandad. La razón de que dicho Sr. y amigo, por disposición reglamentaria, cesase en su cargo, que tan acertadamente desempeñara, hace que hoy sea yo quien, al sustituirle, tenga el gusto de contestar a su consulta, la cual por el solo hecho de formularla a los Voluntarios, encierra un honor al que respondemos madurando bien nuestra opinión y previa consulta al Capitulo Supremo./ Pregunta Vd. si dado el caso de que como Alcalde de la Ciudad solicitara el indulto de alguno o algunos conciudadanos nuestros del campo contrario, podria contar en su proceder con el asenso de esta Hermandad de Caballeros Voluntarios de la Cruz, cuya opinión considera más calificada y serena en este asunto./ Sabido es que constituye la razón de nuestra existencia, mantener el espíritu de la Cruzada, aquél religioso-patriótico que nos llevó al frente a dar por esos sublimes Ideales incluso la vida. Salimos a eso; a luchar y morir por amor, no por odio, y nuestro espiritu tenia toda la amplitud del cristiano que sabe combatir cara a cara, pero sabe tambien perdonar./ Si Dios perdonó a los que le crucificaban, nosotros, Voluntarios de la Cruz, no hemos de perdonar a los que tanto daño han hecho a Dios y España?. Salvada la justicia en la condena del delito, misericordia para el que lo cometió y que la conmutación de la pena capital sea ocasión de su arrepentimiento y de la vuelta al amor a Dios y a su Patria./ Llevados de este espiritu los miembros del Capítulo Supremo, en su nombre, tengo el honor de comunicarle, que puede contar con el asenso de esta Hermandad en su proceder cristiano de solicitar el indulto de cualquier conciudadano, caso de que por motivos politico-sociales fuere condenado a pena irreparable./ Al hacerle llegar nuestra opinión sobre el caso consultado, me es grato ofrecerle el testimonio de mi consideración más distinguida/. E.S.M.”.
Tercero. Uno de los objetivos de la HCVC era: “Consolar a los padres y madres de los Mártires. Qué triste sería que ellos viesen olvidado su sacrificio, hechos piedra los corazones de las gentes. Ellos dieron sus hijos por Dios, pero tienen derecho a esperar de los hombres palabras de consuelo. Quién mejor que los hermanos de armas de sus hijos se lo van a dar? Ellos que oyeron las palabras de tantos que morían, y vosotros también que sabeis de sufrimiento por haber vivido en espiritu la incertidumbre de la guerra. (…) Es necesario que el voluntario acabada la guerra en la que luchó por Dios y España, pero salvó de paso vida y haciendas vea en la paz se le corresponde. “No sólo de pan vive el hombre” pero tampoco “solo de espíritu”, aunque este ayude a sobrellevar las adversidades (…) (6 cuartillas s.f. -1944-). Hay multitud de cartas privadas que reflejan que salieron a la Cruzada. Sí, hay multitud de cartas privadas que reflejan que salieron a una Cruzada.
Como testimonio personal diré que aita Teodoro, de familia carlista, pariente del general Ramón Argonz y muy requete-amigo de la cultura y lengua vasca, decía que salió requeté al Tercio de Lesaca -convertido luego en San Fermín y Lácar- sólo por Dios Jaungoikoa, y que no pudo soportar que los nacionalistas vascos se aliasen con los comunistas. En él, el motivo religioso fue el determinante. Estudió desde muy niño en Pamplona, interno con los Hnos. Maristas, y realizó sus dos carreras en Zaragoza y Madrid, sin duda en un ambiente hostil. Y añadía que aprendió muy bien a gritar "Viva España" con los requetés en el frente, porque estos conocían y vivían qué y cómo era España, una en la pluralidad y no uniforme ni centralista como decía el Liberalismo, y porque tenían un corazón pero que muy grande. Su tío Tiburcio Garralda, párroco de Orcoyen -pueblo próximo a Pamplona- escribió por extenso todo un catecismo en vascuence salacenco, que se conserva perfectamente. También Tiburcio, como el resto de la familia con una excepción, era carlista.

José Fermín Garralda

Parte del artículo lo publica el quincenal "Siempre P'alante" nº 788, 16-VII-2017, pág. 14

lunes, 10 de julio de 2017

Talibanes

NOTICIA

Talibanes en acción

Noticia tomada de Infovaticana, 10-07-2017 9:23 PM

Cuatro heridos en el derribo de una Cruz en la localidad vasca de Larrabetzu
EL AYUNTAMIENTO PRO

Cuatro heridos en el derribo de una Cruz en la localidad vasca de Larrabetzu

Cuatro personas han resultado heridas hoy al caerles cascotes durante el derribo en Larrebetzu (Vizcaya, España) de una cruz de piedra de tiempos de la Guerra Civil

A este evidente talibanismo occidental, añadimos: según la imagen, un partido político de un ayuntamiento concreto dice convertirse en todo Euskadi, la nación cultural es algo totalizante y se convierte en Estado totalitario, y para tan siniestra decisión se hermanan con la bandera del secesionismo marxista catalán.

Si el móvil del talibanismo es la guerra civil, entonces que destruyan muchísimos monumentos que ellos han levantado. Más bien el móvil talibán es el ataque a la Cruz propio del paganismo -ateísmo - en acción. Lo suyo es el amor por las brujas de Zugarramurdi, aunque les queden territorialmente algo lejos, por encontrarse al N.O. de esa tierra para ellos extraña y ambicionada llamada 
Nabarra (no Nafarroa)
Sí, aquello fue una Cruzada, en la que decenas de miles de vascos (incluso nacionalistas), católicos de veras, formaron parte del Ejército vencedor para defender -en primerísimo lugar- la religión católica de ser perseguida.

Ramón de Argonz
11-VII-2017

miércoles, 28 de junio de 2017

Cruzada aunque en 1942 algún "neo falangista", como Laín Entralgo, lo negase

Fue una Cruzada

ANTE el error arraigado y el silencio de quienes no debieran guardarlo, volvamos a las fuentes históricas primarias. Muy pronto, el joven intelectual Pedro Laín Entralgo (revista “Escorial”, 1942) puso en entredicho el carácter de Cruzada de la guerra, siendo sus afirmaciones rechazadas por los voluntarios que habían estado en el frente. Aportemos tres testimonios respetando su grafía.

Primero. “HERMANDAD DE CABALLEROS VOLUNTARIOS DE LA CRUZ. Pamplona 12 febrero 1942/ Sr. D. Eladio Esparza. Subdirector de DIARIO DE NAVARRA/ Plaza/ Muy distinguido Sr. mio y amigo: La HERMANDAD DE CABALLEROS VOLUNTARIOS DE LA CRUZ, en Capítulo celebrado ayer bajo la presidencia de nuestro Capellán Limosnero Mayor, el Excmo. y Rvdmo. Señor Obispo de la Diócesis, acordó por unanimidad, expresar a usted su agradecimiento por la actitud valiente y española de ese diario, al salir al paso de la insidia lanzada por el señor Lain Entralgo en la revista “Escorial” en contra del espíritu de la Cruzada, apoyando el editorial de “Arriba España” y expresando así el fervor de ese periódico de su digna Subdirección, mantenedor siempre de los Ideales de Dios y España. Pensando en los que por Ellos murieron, siga dando la batalla para que nuestra victoria no se quiebre./ Remitímosle una “Carta abierta a don Pedro Lain Entralgo”, esperando de su amabilidad tenga a bien publicarla”. Firma el prior Narciso Ripa.
Y sigue: “(…) Sr. D. Pedro Lain Entralgo/ Subdirector de la revista “Escorial”/ Estamos enterados de su trabajo publicado en la revista “Escorial” y conocemos su insistencia en querer demostrar la necedad de que la guerra de España no ha sido una Cruzada. No tenemos por qué detenernos en refutar a usted semejante despropósito, que no se explica  ni aun teniendo en cuenta que a pesar de su edad no pisó el frente. Mas el agravio que su actitud “literaria” supone para nuestras hermanos Mártires, para España y para nosotros, nos hace salir al paso de usted y en usted de todos cuantos vienen incurriendo en ese  mismo delito de lesa Religión y Patria, para advertirles, con toda la autoridad moral que supone nuestra actuación en la Cruzada, que no estamos dispuestos a tolerar que se desvirtúe su espíritu y que “no consentiremos se traicione la sangre de los Mártires y Héroes”, porque así lo hemos jurado./ No queremos enemigos, pero si usted y otros como usted buscan a España, nos encontrarán en el camino/ AVE CRUX-SPES UNICA/ Por la “Hermandad de Caballeros Voluntarios de la Cruz” / Su Capitulo Supremo/ 13 firmas” (“Diario de Navarra”, 13-II-1942). También se conserva la enérgica carta de la Hermandad dirigida al Jefe del Estado, el general Francisco Franco, el 12-II-1942.
Segundo. “X / Ruanales a 16 del II de 1942/ (…) Muy señores míos: Acabo de leer su carta abierta al Sr. Laín Entralgo (ya antes había leído una glosa sobre el mismo tema) y no puedo menos de felicitarles por su protesta, a la que uno la mía, humilde pero enérgica./ Los que con la Cruz en el pecho y el Rosario en el bolsillo, salimos a empuñar el fusil contra los sin Dios y sin Patria, porque uno y otra nos lo exigieron, no podemos tolerar que nadie se aupe sobre el pedestal de los que cayeron para poner en tela de juicio la intención y el mérito de tantos “Mártires Voluntarios” que rindieron su tributo a la muerte con el ¡Viva Cristo Rey! en los labios; mientras ellos cobardes o mal intencionados, tozudos seguidores del “Carro de la Fortuna”, sólo se ocupaban en conservar o en adquirir prebendas a costa de la sangre de los que, siendo mejores que ellos, valían más que ellos. / No pertenezco, de hecho, a la Hermandad de C. V. de la C.; ni sé si puedo pertenecer, pues no conozco los Estatutos, aunque presumo que sí. / Sólo puedo asegurar que en los días difíciles sufrí persecución, pasé de la zona roja al Frente N. y allí permanecí, con el Tercio de Requetés de Burgos-Sangüesa, desde el 8-VIII-36, hasta que por disposición superior hube de reintegrarme a esta escuela que regento, una vez liberada./ La guerra me costó un ojo de la cara (nunca mejor empleada la expresión), parte del otro, media mano derecha y parte de la otra, mutilación a mi padre y muerte de mi madre de sufrimientos, amén de los saqueos correspondientes. / (…)” Firma Daniel de Santiago. En otra carta con la misma fecha, añade: “No podemos consentir que la gloria de los que cayeron se empañe lo más mínimo, por quienes quizá hubieran deseado nuestra derrota, ni por nadie; aun tenemos sangre los que sobrevivimos”.

Tercero. “+/ José Mª Grasa Martin/Abogado/ Cascante (Navarra) 13 febrero 1942/Sr. Don Narciso Ripa/(…) : La hermosa carta abierta que veo inserta la Prensa de hoy, creo merece la incondicional adhesión de todo buen español, que por serlo debe saber que la “rebeldía” iniciada en la Gloriosa fecha del Alzamiento Nacional estaba justificada para lograr ver triunfantes nuestros sagrados ideales: Dios y España./ Campaña fue, que se riñó ante todo para conseguir ver triunfante la Cruz contra el moderno paganismo (en todas sus manifestaciones de liberalismo, masonería, marxismo, etc.) y por ello no hay nombre que mejor le cuadre que el de “Cruzada”, aunque a muchos ignorantes, que se creen capacitados para ilustrar a las muchedumbres., y patriotas, que no pisaron el frente, no les satisfaga. / Mi adhesión poco vale, mas creo cumplir un deber al expresar la enorme satisfacción que siento al ver que no falta quien se ocupa de tomar posiciones con el fin de evitar una desagradable sorpresa del enemigo./ (…) M. Grasa”.



Por la trascripción (Archivo  HCVC)

José Fermín Garralda



Publicado en el quincenal "Siempre P'alante" nº 787 (1-VII-2017) pág. 14