sábado, 22 de abril de 2017

José Sanjurjo Sacanell. De Pamplona a Melilla sus restos mortales.

OPNION


In memoriam.
Su honor, muy por encima de nuestra gran vergüenza como pueblo
PAMPLONA le vio nacer en 1872. Su familia fue militar de saga carlista. Sus méritos de guerra y hazañas se encuentran en los libros. Héroe incomprendido por unos, vive querido por muchos navarros hoy silenciosos. Mucho se le debe, también donde hoy reposa. Comandante militar de Melilla (1921), dirigió el desembarco de Alhucemas (1925), ganó el sobrenombre León del Rif. Máxima autoridad del Marruecos español. Puso de acuerdo a Mola con los carlistas navarros y el 20 de  julio de 1936 fallecía en accidente de avión en Cascaes (Portugal), al ir a despegar hacia Pamplona para dirigir a los sublevados por Dios y por España.  Tenía 64 años.
Por pacificar Marruecos nuestro Marqués de Monte Malmusí y luego del Rif (1926), Fructuoso Orduna hizo un monumento por suscripción popular, de estilo clasicista, colocado en la calle ciudadela de Pamplona. Se inauguró el 13-VII-1929. Retirado su busto de bronce en 1931, repuesto en 1936, se quitó de nuevo en 1988. La Comunión Tradicionalista Carlista (CTC) de Navarra pleiteó con el Ayuntamiento iruñense, siendo digna de leerse la sentencia judicial.
El 22-XI-1939 la S.I. Catedral de Pamplona recibía los restos mortales del teniente general  laureado y celebraba sus honras fúnebres. El túmulo mortuorio se levantó en el atrio con escolta y jefes. Sus restos mortales reposarán en un recinto de dicha Catedral de 1939 a 1961, en un sepulcro exento de austeras líneas a los pies del Altar. Según el Recordatorio, la inscripción ante el sepulcro rezaba así:
“Aquí esperaré el día de la resurrección de la carne. En mi heroica y lealísima tierra natal de Navarra, en la que esperan también ese día del Señor y de la realidad de la victoria, tantos y tantos cruzados que con su sangre salvaron a España. Hacia esta tierra me traían los hombres de buena voluntad, en un julio inolvidablemente glorioso.
Yo en aquel vuelo traía mi alma de soldado, para guión de aquella empresa de héroes y caballeros; Dios no lo quiso; Dios quiso darme la muerte, para descansar en el sueño de los que en Él mueren; en mi tierra, con los míos, a la divina sombra de Santa María la Real” General Sanjurjo.

Sepulcro del General Sanjurjo en la catedral de Pamplona.
Recordatorio a los Mártires de la Tradición. Archivo del autor. 

Ahí descansaba confiado, mientras entre junio de 1943 y julio de 1954 se levantaba el Monumento de Navarra a sus muertos en la Cruzada. El 17-VII-1961 se trasladaron sus restos mortales con toda solemnidad hasta su Cripta, junto a los de Mola y cinco voluntarios -el sexto llegará en 1964-, que representan a los 4.653 muertos por Dios -fue una Cruzada- y por España en el frente de combate. ¡Por esto los han exhumado  con iniquidad en 2016! ¿Se enteran entrampados y navarros?
No fue fácil el traslado. Vicente Arrastia Gorricho, miembro de la Hermandad de Caballeros Voluntarios de la Cruz, decía: “no sabemos qué malas voluntades torpedean estos propósitos” (“La Actualidad Española”, 14-III-1961).
El cortejo fúnebre con los restos mortales partió de la catedral, desfiló por  la Plaza del Castillo y las avenidas San Ignacio y Carlos III, y llegó hasta la Cripta del  Monumento. El pueblo estuvo en masa junto a sus autoridades. El  féretro lucía las banderas nacional y de Navarra, el fajín, espada, gorra militar y condecoraciones.
El 16-XI-2016 sus restos mortales -entre otros- fueron exhumados con vileza e inquina contra la voluntad expresa de las familias de cuatro héroes. Fue posible gracias al pacto entre el Alcalde (EH Bildu) y el Sr. Arzobispo, quien claudicó con un por hoy inexplicable giro de timón. Las familias -se les tentó- se resistieron a triangular a ambos. Tras perder éstas el recurso de amparo ante el Juzgado, los restos mortales de Sanjurjo y tres voluntarios fueron recogidos inmediatamente por un noble representante legal de las familias.
Nuestro máximo respeto hacia el silencio y dolor familiar. Pero los navarros debieran de expresar el suyo: no pudieron hacerlo, siguen callados y, en el país de la libertad y el Derecho, los poderes fácticos (alcaldía, arzobispado y Diario de Navarra), junto a la dejadez y tergiversaciones durante décadas, directa o indirectamente lo han impedido. Ningún navarro estuvo físicamente entre el Alcalde y dicho representante familiar para denunciar el abuso del poder municipal. Algún derecho -no ya  jurídico- tendrán los navarros, pues Sanjurjo era una personalidad pública, lo quisieron en la Cripta (1961-2016) y le consideraron un héroe. Ausentes el 16-XI-2016, los navarros rechazan la claudicación y la orden del Alcalde de exhumar. Todo se hizo de repente, en silencio, de noche. Frente al triángulo de hecho (impuesto a las familias), sólo protestó in situ quien también era presidente de los carlistas CTC de Navarra; primero en el zaguán y luego -dos veces- expectante frente a una vigilada  Cripta.
Se comprende la actuación de las familias hartas de este affaire del Talibán marxista-separatista. Navarros: mostremos nuestro dolor y vergüenza por lo ocurrido, y pidamos perdón. Hoy no merecemos a Sanjurjo, que está bien entre sus Regulares.
La Diócesis estaba obligada a velar los restos mortales del general Sanjurjo como cuando estuvieron en la catedral durante 22 años. Una vez fuera de Navarra, el jueves 23 de marzo de 2017 recibieron los honores propios de su rango y descansan en la avanzada de España junto a las columnas de Hércules. Plus Ultra. Sanjurjo sigue respetado, y a pesar todo y del inexplicable silencio de los buenos -¡paz en Cristo al héroe y mártir!-, cada vez con más unción en la memoria viva del pueblo fiel.
Fermín de Musquilda


Publicado en el quincenal "Siempre P'alante" nº 782 (16-IV-2017) y en el digital  "Ahora-Información" (21-IV-2017).


sábado, 15 de abril de 2017

Viernes y Sábado Santo

AGENDA

Ayer, día de VIERNES SANTO, y hoy, día de SÁBADO SANTO, enternecemos nuestra alma al revivir la Pasión y muerte de N.S. Jesucristo por nuestros pecados, al revitalizar nuestra vida cristiana acercándonos con devoción al Madero y Árbol santo, y al meditar qué triste y oscuro queda el mundo sin la presencia de Dios y su divino Hijo entre nosotros. 

El Padre retiró su rostro del Hijo suplicante, y el Hijo se inmoló a la voluntad del Padre para que éste nos considerase de nuevo hijos suyos. El quiso que fuese así, por lo mismo que dura es la condición del hombre en este mundo fruto del pecado personal, y por lo mismo que grandes son los pecados personales que originan verdaderas estructuras de pecado. El Hijo nos da ejemplo de vida y por eso quiso sufrir tanto, el Padre nos admite como hijos adoptivos suyos, y grande es el trabajo que tenemos que hacer para colaborar con Dios en edificar un mundo que sea en lo posible la antesala del Cielo, nuestra patria definitiva. 

Dios nada tiene que ver con el origen del Mal en el mundo. Es el mal ejercicio de la libertad del hombre -y los demonios- lo que provoca todos los males. La gracia sobreabundante otorgada por Dios a quienes se la piden posibilita hacer el bien, y omitir y combatir el mal con sobreabundancia de bien. 

Getsemaní, casa de Caifás y pretorio, calvario y sepulcro, expresan la persecución religiosa que sufrieron los católicos en 1936-1939 y que hoy sufren en Oriente Medio en manos del mundo talibán. Los navarros de entonces se levantaron para derribar la estructura de pecado y la estructura deshumanizadora creada en la España de entonces. Y pudieron. Los que siguen las ideologías perdedoras de entonces buscan su venganza a lo guerracivilista y talibán, ochenta años después. 

A dichos navarros se les tiene que agradecer desde la perspectiva del cristiano, pero también se les tiene que agradecer por mera justicia social y ley de humanidad creada, pues por muchos motivos no era de recibo ni la Constitución persecutoria de 1931, ni las leyes que derivaron de ella, ni la quema y destrucción de conventos e iglesias, ni la inmolación de más de 6.000 sacerdotes y monjas según los criterios estalinistas, ni la creciente marxistización de España a beneficio del comunismo internacional enemigo de Dios y del hombre, sustituidos ambos por el devenir y la clase. 






El Cristo de Anchieta es una de las imágenes más importantes
de la S.I. Catedral de Pamplona.
Foto:JFG2017

Árbol ornamental en flor en el Burgo de Navarrería, junto a la catedral de Pamplona.
Foto:JFG2017
El Viernes Santo la Hermandad de Caballeros celebró su Via Crucis en la S.I. Catedral de Pamplona, como lo ha ido haciendo desde su constitución.

José Fermín de Musquilda
Pamplona, Sábado Santo 15-IV-2017




jueves, 30 de marzo de 2017

¿Qué dice el Monumento de "Navarra a sus muertos en la Cruzada"?

¿Pero qué dice?

Sacrificio heroico y memoria escrita
T
ambién por su imponente y singular silueta el monumento atrae al visitante desde la plaza del Castillo hasta el final del IIº Ensanche de Pamplona, al que conduce directamente esa rectilínea arteria que es la avenida Carlos III. El monumento de Navarra a sus Muertos en la Cruzada tiene la segunda cúpula mayor de España. Su nobilísimo nombre colectivo se inscribe -hoy torpemente tapado- en el friso sostenido por los seis enormes pilares de su amplio pórtico. A ambos lados de la gran puerta de bronce de la entrada principal, están ocultas con torpeza dos grandes inscripciones en piedra. La inscripción de la derecha recoge la proclama de la Diputación Foral de Navarra del 21-VII-1936, como primer voluntario: fíjense Vds. cómo estarían las cosas. A la izquierda se recoge el Decreto del Jefe de Estado español (Burgos 8-XI-1937), que concede la Cruz Laureada de San Fernando al escudo de Navarra como homenaje a sus gestas heroicas. Que ambas inscripciones estén tapadas tuerce la verdad y la historia de Navarra, que algunos quieren arrancar porque recuerda las gestas de las tres cuartas partes de aquella Navarra. Un primer paso -se engañan si querían contentar a todos- fue su ocultación talibán. ¿Qué sería de tratarse de un monumento a gudaris, brigadistas y milicianos?

En su día, el Sr. Urralburu (PSOE) talibanizó la amplia leyenda escrita en el muro del porche del palacio de la Diputación Foral que recordaba: “¡Navarra cubrió los frentes de combate!” con un esfuerzo casi milagroso, movilizando la décima parte de su población total. Lizarza y Nagore nos lo recordaban entre nosotros.
En los muros interiores del Monumento, se inscriben el nombre de 4.545 navarros muertos en combate (según la Diputación 4.653). No incluye a los nacionales asesinados fuera de Navarra, porque son otro concepto: al estilo de Jaime Garralda Iribarren asesinado junto a Víctor Pradera en San Sebastián, o los seis de la familia Arizcun asesinados cinco de ellos en Paracuellos del Jarama y don Manuel en Santander. “Hay que asumir la Historia: lo que hace ésta, no está bien -“no se puede”- deshacer” (entrevista con el Vicario General del obispado, 11-II-1993).
En la historia también hay Cruzadas. Una es la de 1936, y ahora quienes la provocaron y perdieron quieren hacer su contra-Cruzada. Pax, pax et non erat pax.
El Santo Cristo de Adsuara de 3 metros presidía la basílica de la Santa Cruz de la planta noble del Monumento. Era su única imagen exenta. Su Cruz estaba enclavada en una pieza con dos inscripciones: “Con este signo vencerás” y “Viva Cristo Rey”.
El arco del ventanal que contenía una vidriera hoy destrozada, dice: “+ Oh Crux ave spes única”. A esa misma altura y sobre las enormes puertas laterales del Crucero de la planta central, organizada en cruz griega donde se inscribe la gran cúpula, hay dos grandes inscripciones lapidarias. A la derecha: “Aquí se han enfrentado/ las dos civilizaciones./ Las dos formas antitéticas / de la vida social. Cristo / y el anticristo se dan la / batalla en nuestro suelo/. Cardenal Goma. Primado de España”. A la izquierda, hoy malamente tapada como la anterior: “Inclinamos nuestra frente / a la santa memoria / de los mártires / que sellaron con sangre / su fe en Cristo / Pío XII”.
Un friso orla el tambor con galería donde se asienta de la gran cúpula. Su inscripción en letra dorada dice: “Ya sabéis Señor cuanto hemos trabajado en las batallas así como mis hermanos y la casa de mi padre por defender nuestra ley y por el santuario… (I Mac XIII-3)”. La vista alcanza las cuatro grandes escenas del inmenso fresco de R. Stolz Viciano 16-VIII - 16-XI-1950, hasta llegar a la linterna de lo alto, donde se lee: “Et palmae in manibus eorum”. El fresco de las Navas de Tolosa de 1212 contiene la leyenda de las Cruzadas: “Deus lo volt”.

Cuatro hermosas escaleras conducían a la Cripta a través de unas puertas de bronce que recuerdan: “Pax mortui”. ¿Se enteran los desenterradores, cooperadores y talibanes? Hoy la Cripta está tapiada y aislada desde el interior del edificio, y ni siquiera se puede contemplar desde el balcón circular -cuyo vano hoy está cerrado- de la basílica superior. Se accede a la Cripta desde el bajo parroquial. Hoy, basílica y Cripta son dos ámbitos separados y aislados, y no porque esto sea  aberrante debe desacralizarse la Cripta. Al revés; queremos que se vuelva a sacralizar lo que fue basílica de la Santa Cruz, aunque se admitan diversos usos nobles y  adecuados al edificio, que excluirían lógicamente las vergonzosas exposiciones y la profanación de 2015-16. Aquí ocurren cosas demasiado serias. La basílica fue desacralizada por Mons. Fernando Sebastián, el 19-VII-1997 se celebró en ella la última Santa Misa, y desde 2002 el culto divino se celebra en la Cripta, lo que es querido por aquel.
En el friso central de la Cripta se lee esta inscripción del Antiguo Testamento. ¿Nuestros talibanes también van contra los judíos cuando quieren cargarse esta inscripción?: “+ Porque más vale morir en combate que no ver el exterminio de nuestra nación y del santuario. I Mach III v. 59”. Los siete sarcófagos se dedican a: “A / Sanjurjo / su pueblo”; “Navarra / a / Mola”, “Fue el primero en dar su vida”, “Iba armado con la Cruz”, “Venció a la edad con su espíritu”,  “Murió cuando empezaba a vivir”, “Hermanos en la vida y en muerte”. Pues a defender el respeto y la memoria de tantos padres, abuelos y Navarra, ¿saben? Con fe, vigor y justicia. Lo que muchos no han hecho hasta ahora. Sin memoria ni justicia no hay paz, sino imposición del guerracivilista y talibán
José Fermín Garralda

Pamplona, Rev. “Siempre P’alante” nº 781 (1-IV-2017)


Fotografías propiedad de José Fermín Garralda Arizcun (Pamplona)

lunes, 27 de marzo de 2017

GUARDIANES DE LA FE. Mártires del siglo XXI. Documental sobre la persecución religiosa en Irak


NOTICIA

HOY SE HA ESTRENADO en Pamplona el documental "Guardianes de la Fe". Es un documental sobre la persecución religiosa que los católicos iraquíes están sufriendo en su propia patria, en Mosul y sus alrededores. Una persecución a manos del Estado Islámico (ISIS), que se ha cobrado multitud de víctimas o mártires, muchas de ella sufriendo una muerte atroz, con desplazamientos masivos de la población etc. 

Son los nuevos mártires cristianos del s. XXI. 

Los cristianos no odian a los que se dicen sus enemigos, lo que muestra cómo les responden a estos por gracia de Dios. Esta respuesta de amor, no se entiende humanamente en nuestro mundo tan poco "fraterno" y "tolerante", tan interesado y utilitario. Desde luego, la respuesta de amor no impide sino que lógicamente ha exigido la creación de milicias populares para practicar la legítima defensa. 

Una nueva guerra defensiva de religión, como en tiempos pasados en México (los cristeros), España etc. Todo en última intancia, porque no hay más remedio, para acabar con la persecución en la propia patria, por inoperancia de los Occidentales y la ONU...

El Occidente pagano y responsable de lo que ha ocurrido, ha cerrado los ojos ante la persecución de los católicos iraquíes, ha cerrado los oídos, y se ha tapado la boca, aunque hayan surgido voces en USA y otros países descontentas de tanta complicidad.

El DOCUMENTAL, elaborado exquisitamente, bien fundado y nada sentimentaloide, es una enorme puerta hacia la verdad del actual Irak y del conflicto que está sufriendo Oriente Medio, tierra de desierto, tierra de Promisión.

Parte de la sala de los cines GOLEM, abarrotada de público. Foto: JFG2017

La proyección ha sido en los cines GOLEM de Pamplona, hoy lunes a las 8:15 de la tarde. La sala ha estado abarrotada. Jaume Vives, el director de la expedición de siete jóvenes al actual Irak, así como del documental, ha ofrecido su testimonio en una sencilla y sentida Introducción. Hemos rezado el Padrenuestro, porque el documental no es para pasarlo bien, sino para informarse, formarse, y realizar las oportunas aplicaciones personales y grupales. Al final, la visualización se ha cerrado con un muy  fuerte aplauso. 


El jueves a las 7:30 habrá otra proyección en los cines GOLEM en una sala mayor. Las entradas se compran en taquilla y por Internet. 

El jefe de la expedición y documental, Jaume Vives, en su exposición de motivos.
A modo de introducción. Foto: JFG2017
Foto: JFG2017


José Fermín Garralda
Pamplona/Iruña 27-III-2017

Imágenes con derechos de autor. 

sábado, 25 de marzo de 2017

Joaquín Sota Garayoa: el ángel que nosotros no somos.


 DOS NOVEDADES hay tras la escandalosa agresión verbal de las reuniones de ZER del 27 a 29 de enero y su proyecto talibán contra el Monumento. Los hechos cuajando  en el impasse del silencio, ¿harán que un nuevo asalto Talibán blanquee a ETA?   
Primera novedad. Surge una nueva posición, la del jocundo articulista Sr. Romera (DdN, 1-III), que pretende ser sosegada, de baja intensidad, técnica o pragmática. Quisiera él rebajar la “sobrecarga emocional” en torno al monumento de los “Caídos”, pero ignora que la opinión pública sólo escucha una voz y emociones  de los Talibán, con su agresividad, ruido y medios. Sr. Romera: no vaya de moderado centrista, trampa múltiple vista en exceso. Vd. está contra el monumento porque parte de que es igualmente válido conservar el edificio que  derribarlo. ¿Por qué no lo dice de otros monumentos aparecidos en Navarra? Afirma que su interior no es “decente”, y que por ello el edificio puede mantenerse “a condición de borrar todo lo que queda de simbología explícita”. Así nadie se escandalizará si se transforma en museo, galería comercial, invernadero o algo así. Pues bien, ojo el lector con aquella otra posición conservadora de los Trece de la Fama (DdN, 26-I), que busca  transformar el monumento -¿pleno derribo espiritual?- pero sin decir a costa de qué.  ¿Saben que nosotros lo queremos enterito, como y para lo que se construyó?
“Diario de Navarra” parece preferir un monumento sin huella alguna de lo que fue, y dirige la opinión: demolición a lo bestia, o mantener el edificio sin que lo reconozca la Navarra que lo levantó. ¿Y si fuese un monumento al gudari…?
Segunda novedad. Sabemos que el último de los ocho exhumados de la Cripta del Monumento de Navarra a sus Muertos en la Cruzada, ha sido enterrado junto a sus padres en Tafalla. Consumada la iniquidad, nos alegra el entierro final (SP’, nº 776, 16-I), pero con dolor porque, arrancado de su tumba por el alcalde de EH Bildu y la inexplicable firma final del Sr. Arzobispo, ya no lo devolverán.
JOAQUÍN SOTA es del que menos noticias se tiene según el blog amigos-monumento-navarra.blogspot.com Fue el navarro más joven de aquel 19-VII-1936. Salió con trece años de edad por Dios-Patria-Fueros-Rey. Murió con 15 años en el frente de Balaguer (Aragón) el 21-VII-1938. Sus restos reposaron en Tafalla. Luego, con permiso de sus familiares directos, el 17-VII-1961 varios combatientes tafalleses lo trasladaron en un gran acto de homenaje hasta la Cripta del Monumento: Felipe Sota Garayoa, Florencio Aoiz Oscáriz, Nicanor Segura Pérez de Iriarte, y Jesús Alcalde García.
La Hermandad de Caballeros Voluntarios de la Cruz daba vida religiosa y velaba por el Monumento -incluida su Cripta- que era su Sede por decreto del Sr. Arzobispo del 13-I-1960. En 1998 se desacralizó la basílica y el monumento se regaló al Ayuntamiento. Qué error. La HCVC volvió a la Cripta de 2002 a 2017, como Sede según otro decreto arzobispal del 9-I-2006. En la segunda noche del 16-XI-2016, los restos mortales de Sota -junto con cuatro más- fueron exhumados por la fuerza. Fue a modo de Oficio de tinieblas. Hubo presiones, trampas y complicidades en las altas esferas institucionales, y en otras compromisos, medias verdades y silencios. Todos quietos. Los restos de “Sotica” -a diferencia de los otros cuatro- no fueron recogidos por sus familiares y pasaron a jurisdicción municipal.
"Diario de Navarra" (27-II-2017) informa que don Emilio Tejero había solicitado al Sr. Arzobispo, mediante una carta abierta, que se interesase por el entierro de los restos mortales que faltaban, los del voluntario requeté Joaquín Sota.  El Sr. Tejero expresa el ámbito del Carlismo sevillano. Pues bien, a raíz de dicha carta, una sobrina de Joaquín Sota -con la que varios carlistas quisimos contactar pero sin éxito- llamó a aquel para informarle que finalmente ella había reclamado los restos mortales que luego enterró junto a sus padres. (El 26 de febrero me enteré de ello por otra vía). Los reclamó más o menos un mes antes de dicha llamada. Parece que los de Bildu trataron de presionarle para que se avergonzase de su tío o algo así, pero ella se ha mantenido firme.
 “Diario de Navarra” señalaba en tres ocasiones a Joaquín Sota como un NIÑO. ¿Quiere así adelantarse y estimular al lector? Mejor harían con entenderlo.
Joaquín fue el navarro más joven de la Cruzada. Fue vibrante y generoso.  Con 13 años algunos eran mozos por entonces, mientras que hoy son niños. No era un pobre chaval, ni le era lo mismo cantar el himno republicano que cualquier otro. Según buena fuente, nada sabe “el Javier” que ante mi total extrañeza me lo decía.
“Sotica” saltó al frente con su hermano Felipe. No debiera de ser de apariencia menudo, porque a más de uno le enviaron a casa por no cumplir la edad reglamentaria, lo que apoya el buen hacer de los mandos carlistas que no se aprovechaban de las almas ardorosas. El famoso marino pamplonés don Carlos Etayo Elizondo me dijo que él no pudo “colar” por su complexión, pero que sí lo lograron otros. Y ningún Sota era un descerebrado. Sus almas limpias y ardientes, nada tibias, sabían lo que sufrían Dios y España, y dieron lo mejor de sí. Toda la familia era carlista de toda la vida, acostumbrada a la generosidad y al sacrificio. Sólo quien lleva este bagaje humano, religioso y familiar, comprende que a los trece años se quiera igualar a otros mártires y santos. Esto resulta hoy difícil de comprender en nuestro ambiente materialista y traidorzuelo, secularizado y flojeras
José Fermín de Musquilda

"Siempre P'alante" nº 780 (16-III-2017)

domingo, 5 de marzo de 2017

El inicio de la "Javierada": ... 1940, 1941... 2017

AGENDA

¿Quién y cómo se iniciaron las Javieradas?
¿Qué ánimo de fe religiosa les acercaba a los pies de su Hermano Mayor San Francisco de Javier?

MUCHO se ha escrito sobre esto. Las Javieradas fueron una gran idea de Mons. Marcelino Olaechea Loizaga, obispo de Pamplona, para unir religiosamente y dar sentido religioso a todos los jóvenes y sociedad navarra desde 1941. Una gran idea de penitencia y virtud que llega con una gran vitalidad hasta hoy, año 2017, con proyección de futuro.

En 1941 el Obispo Olaechea convocó a todos los navarros, dirigidos por la Hermandad de Caballeros Voluntarios de la Cruz y por la Acción Católica Diocesana

La religión había sido salvada con la Cruzada de la persecución sistemática, pero en adelante quedaba por potenciar la vida espiritual y católica, reconstruir según Verdad la sociedad, y, quién sabe, ir a evangelizar todo el mundo como realizó el patrono de las Indias y las Misiones, Javier. ¿No es lo que se hizo? 

¡Qué generación ésta la de nuestros padres y abuelos, que tan maravillosos frutos dió, heredera de la Navarra de siempre, que había que cuidar, mantener, potenciar y proyectar hacia fuera, universalmente, a lo Javier! Digamos que: o Navarra mantiene sus grandes ideales a los que siempre sirvió como familias y pueblo, o se vuelve pecaminosamente hacia las criaturas (materialismo, banderas empequeñecidas...) para quedar estéril y colonizada.

De Cruz, cruzada; de Javier, javierada

Sin embargo, aunque la primera convocatoria diocesana a todos los mozos navarros fue en 1941, el mismo obispo convocó a los miembros -todos ellos jóvenes- de la Hermandad de Caballeros Voluntarios de la Cruz en 1940 como prueba de lo que iba a ser después. La prueba -la probatina- fue un éxito. 

Pero retrocedamos un poquito más. Los miembros de la  Hermandad de Caballeros Voluntarios de la Cruz que iba a ser fundada poco después por Mons. Olaechea (el 26-XII-1939 en el monasterio de Irache), peregrinaron al castillo de Javier, en la festividad religiosa de San Fco. Javier los primeros días de diciembre de 1939. Lo hicieron por iniciativa propia, para cumplir la promesa que muchos jóvenes del frente de batalla hicieron al Santo patrono Francisco de Javier en acción de gracias por haber terminado con vida y éxito la Cruzada. 

También hubo antes en el tiempo alguna costumbre de peregrinar al castillo de Javier, individual o colectivamente, para pedir y sobre todo unirse al santo patrón, santo al que la Hermandad de Caballeros Voluntarios de la Cruz declaró más tarde su Hermano Mayor. 

Presentamos a continuación las oraciones de saludo y despedida del peregrino de la Hermandad ante su Hermano mayor Javier. Tienen la aprobación del Vicario General de Obispado. 




Ofrecemos un párrafo (el segundo de la imagen) relativo a la Javierada de 1941, de la Circular que la Hermandad envió a los párrocos navarros para difundir dicha Hermandad de la Cruz, fechada el 7-IX-1941. Dice así:

"El Excmo. y Rvdo. Sr. Obispo de la Diócesis bendice y guía, como Capellán Limosnero Supremo nuestra Hermandad por él tan querida. Somos no teoría sino realidad en una gran parte de Navarra, pero lo hemos de ser en toda. De nuestra fuerza da testimonio reciente la Peregrinación al Castillo de Javier en donde a pesar de la dificultad de transporte y de ser bisoños logramos reunir, junto a otras juventudes, a MIL Caballeros Voluntarios, pero sobre todo dar la norma de empuje y "religiosidad a lo navarro" (subrayado nuestro).


Por último, ofrecemos dos referencias sobre cómo se había desarrollado la Javierada organizada por la Hermandad entre los años 1944-1950 y 1956-1959, según las crónicas anuales presentadas por don Ramón Arregui Jiménez (?) y don José María Echarri Loidi respectivamente, al capítulo Supremo, firmadas por el sr. prior. 


Imágenes: Archivo de la Hermandad de Caballeros Voluntarios de la Cruz (Pamplona)

A continuación presentamos varios carteles anunciadores de la Javierada de 2017, tomados de la Red, procedentes de organizaciones de Navarra y de fuera de ella como Zaragoza y Madrid. 






José Fermín Garralda Arizcun
5-III-2017

Fuente: José Fermín Garralda, "Javieradas de la "Hermandad de Caballeros Voluntarios de la Cruz" de 1940 a 2015. Las 75 Javieradas diocesanas desde 1941", col. Nueva Bermeja nº 16, 134 fol. Entrada del blog. historiadenavarraacuba.blogspot.com, sábado 3-X-2015

domingo, 26 de febrero de 2017

Joaquín Sota Garayoa, héroe y mártir, señala nuestra conciencia.

NOTICIA


Joaquín Sota Garayoa. Requeté. 
Ya ha sido enterrado con los suyos, fuera del alcance del alcalde EH Bildu Sr. Asirón. 
Addenda final. 

ASÍ, FUERA DEL ALCANCE DEL SR. ALCALDE, han sido  enterrados en Tafalla los restos mortales del voluntario más joven, Joaquín Sota Garayoa, que salió al frente de batalla por Dios y por España aquel 19-VII-1936, a sus trece años de edad. 


Nos alegramos mucho que sea así, porque el 16-I-2017 se escribía: "Sólo los de Joaquín Sota Garayoa de Tafalla están en manos del Ayuntamiento. Ojalá los familiares -o delegados- los reclamen e inhumen con honor" ("Siempre P'alante", nº 776, 16-I-2017, p. 14)

Joaquín Sota -"Sotica" para nosotros- no era un pobre chaval, ni le era lo mismo cantar el himno republicano -el de Riego: "Si supieran los curas y frailes...", ¿se acuerdan?- que cualquier otro. Eso afirmaba, ante mi total extrañeza, un tal Javier que por su cargo me parecía entendido. Pues bien, una buena fuente oral me dice que informar eso muestra que no se sabe nada. 

Joaquín Sota marchó al frente bien acompañado por Felipe -creo que llamaba así- su hermano mayor. Su familia era de Tafalla, carlista de toda la vida. Sólo quien lleva un bagaje humano, religioso y familiar así, comprende con facilidad que un muchacho de trece años quiera igualar a otros mártires y santos de tal edad. Alma limpia y entregada, a lo San Juan. Claro que esto resulta hoy difícil de comprender en nuestro ambiente materialista y secularizado. 

Joaquín murió en el frente de Balaguer (Aragón) el 21-VII-1938, a los 15 años. Sus restos reposaban en el cementerio de Tafalla, y con permiso de sus familiares directos fue trasladado con todos los honores a la Cripta del Monumento de Navarra a sus muertos en la Cruzada.


El traslado fue el 17-VII-1961, conduciendo el armón de artillería con el ataúd los cuaro vecinos de Tafalla y combatientes siguientes: Felipe Sota Garayoa, (hermano) Florencio Aoiz Oscáriz, Nicanor Segura Pérez de Iriarte, y Jesús Alcalde García. 



La exhumación de los restos mortales del bueno de Joaquín la ordenó el alcalde EH Asirón. Se realizó en un modo de oficio de tinieblas el 16-XI-2016, a la vez que los restos de otros cuatro héroes y mártires de la santa Cripta. A diferencia de estos últimos, los restos de Joaquín fueron depositados en el lugar señalado por el Ayuntamiento

Repetimos que su caso fue distinto al de los familiares responsables de los restos mortales del general Sanjurjo, los dos Aznar y de Arregui, quienes habían recurrido ante los tribunales contra la decisión del Ayuntamiento de realizar la exhumación. La recogida de estos últimos restos mortales fue simultanea a la exhumación realizada por orden de los guerracivilistas y talibanes del Ayuntamiento. Estas exhumaciones, en contra de los familiares interesados, pasarán a los anales de la Historia de Navarra para vergüenza de quienes deban. 

Es comprensible que las familias quisieran evitar que Asirón EH Bildu pusiera sus manos sobre las cajas de reducción de héroes y mártires, pero sigue en pie la siguiente pregunta: ¿no se había recurrido a los tribunales y no se estaba pendiente la resolución judicial, una vez fracasadas las medidas cautelares? Dejar los restos con acta notarial en el cementerio de Pamplona obligaría al juzgado a dar una resolución. 

Aquí se ha echado tierra sobre el asunto. Digan que sobre todo quieren silencio: el imposible silencio del sr. arzobispo al claudicar ante el sr. Asirón, el lógico silencio de las dos noches elegidas para exhumar los restos, silencio a ser tomados los restos mortales por las familias -reconocemos su derecho-, silencio en el juzgado hasta hoy -tanto se iba a hacer y total nada de nada-, silencio el de cada familia al enterrar los restos mortales donde ha creído conveniente -de nuevo decimos que están en su derecho-..., todo se ha realizado en silencio. 

No, no se trata sólo de derechos de los familiares de hoy. Ocurre que este silencio no es de vida, sino que expresa una vergüenza. En todo ello, todo mi apoyo a las familias, que ellas sabrán. Pero muchos navarros seguimos sonrojados de vergüenza. Así se lo hizo saber la Comunión Tradicionalista Carlista de Navarra a las familias Sanjurjo y de los hermanos Aznar Zozaya.

A Dios gracias, la familia Sota -con la que unos y otros quisimos contactar- ha retirado los restos de Joaquín desde hace más o menos un mes, para darles cristiana sepultura junto a sus familiares. Una sobrina de difunto ha estado diligente. Alguien lo supo ayer, hoy me entero, y ahora lo comunico.

Ni la Navarra desmemoriada y sobre todo mediatizada, ni los guerracivilistas y talibanes de hoy, ni el arzobispado que al final ha cedido a estos... merecen el ejemplo de Joaquín Sota. Ninguno de hoy merecemos el ejemplo de los ocho inhumados en la cripta en 1961. Ahora los restos del requeté Joaquín reposan de nuevo en Tafalla, pero su reposo es realmente mucho más alto, el cielo por toda la eternidad. 



Honremos al héroe y mártir, que dio con generosidad e ilusión lo único que tenía: la vida. No fue por capricho sino por fuerza mayor. Aquello fue una Cruzada y un poner a salvo toda una civilización. ¿Quién da más y de una forma tan desinteresada? Dios se lo ha pagado, que los hombres somos muy malos pagadores. Incluso los más obligados. Pues bien, a imitarle al menos en lo pequeño, si podemos.

José Fermín de Musquilda
Pamplona, 26-II-2017
* * *
P.D. Escrita esta colaboración, tenemos noticia por "Diario de Navarra", lunes 27-II-2017, que el abogado e historiador don Emilio Luis Tejero ha solicitado al Sr. Arzobispo mediante una carta abierta, que se interese por el entierro de los restos mortales de nuestro voluntario requeté. Sabemos que Don Emilio reside en el ámbito del Carlismo sevillano, y reconocemos con agradecimiento que ha hecho muy buena labor recurriendo respetuosamente a nuestro Sr. Arzobispo.  

Lo que deseamos comentar ahora son dos cosas:
Primera, que don Emilio ignoraba que una sobrina del Joaquín Sota finalmente reclamó los restos, según ella le a raíz de dicha carta.
Segunda, observamos que en TRES ocasiones "Diario de Navarra" identifica a Joaquín Sota como un NIÑO, mientras que el Sr. Tejero le denomina MUCHACHO. 
Nuestro comentario se dirige al LECTOR de dicho Diario, para que no se incline a criticar a los voluntarios ni a sus líderes naturales. ¿Tanto le costaba hablar de muchacho, que con quince años al fallecer sin duda hoy lo sería? 
Sí, Joaquín era el navarro más joven de la Cruzada. Y seguramente mostró ser el más vibrante y generoso. 
Con 13 años antes algunos eran mozos por entonces, mientras que hoy son niños. Joaquín salió al frente con su hermano Felipe. No debiera de ser de apariencia menudo, porque a más de uno -por ejemplo al famoso marino pamplonés Carlos Etayo Elizondo- le enviaron a casa por no cumplir la edad reglamentaria. Recuerdo que el marino Etayo me decía que algunos muy jóvenes habían logrado alistarse, mientras que a otros como él que tenían menos apariencia física se lo habían impedido. Esto apoya el buen hacer de los mandos carlistas. Supongo que Joaquín dió el pego por su apariencia. Ninguno de los Sota era un descerebrado, sino que tenían el alma limpia y ardiente, nada tibia. Sabían lo que estaba ocurriendo en España y quisieron dar lo mejor de sí. Y lo dieron. La familia era toda carlista y de siempre, de manera que estarían acostumbrados a la generosidad y al sacrificio. Vale. 

José Fermín de Musquilda

Pamplona, 26-II-2017




miércoles, 22 de febrero de 2017

¿Qué es Navarra? Pinturas de Ramón Stolz Viciano en Pamplona

¿Qué es Navarra?
Pinturas de la gran cúpula

Composiciones al fresco, 
obra del artista don Ramón Stolz Viciano, 
que decoran la cúpula del Monumento de 
Navarra a sus muertos en la Cruzada

Agradecemos a la Librería Vaquero (Pamplona) la edición de estas postales hace muchos años. Ejemplares de las de San Francisco Javier y la Cruzadas de los s. XIX y XX se guardan en el Archivo de la HCVC. 

CUATRO grandes temas pintados al fresco decoran el interior la segunda cúpula mayor de España, evocando, a través de tipos y personajes de la historia de Navarra, la solera del espíritu navarro, amante de la verdad, confiado y recio, siempre religioso y batallador por su Dios Jaungoikoa y por su Patria y comunidad paterno-filial. 
La explicación recogida a continuación se inspira en la ofrecida por la Hermandad hacia 1980.

Composición dedicada a San Francisco Javier:

En esta composición, situada en el centro del conjunto mirando al presbiterio y el Santo Cristo de Adsuara, se representa la labor evangelizadora en Oriente llevada a cabo por ese gran apóstol navarro que fue Francisco de Javier, de la noble familia agramontesa Jaso Azpilcueta.
Sobre un tenue fondo auroral en forma de una destacada Cruz, la vista se centra en la figura erguida del santo misionero, patrono de las Indias y las Misiones, en actitud de bautizar y mostrar a las gentes de India, de Insulindia, Japón y hasta la ansiosa China, su crucifijo milagroso.
Avanza el Santo “como si de cada huella de sus pies andarines e infatigables brotase un alma redimida”, que dijo un escritor navarro. Le rodean figuras con ropajes que representan a todos los pueblos orientales que él trabajó para convertirlos a Cristo: indios, malayos, javaneses y japoneses. A las puertas de China estuvo aunque, en caso de entrar en sus sorprendentes y enigmáticas inmensidades, le iba en ello la vida.
En efecto, la figura central del primer término -en rojo carmesí- representa a la China, anhelosa de recibir la predicación del Evangelio. A la izquierda, un enfermo indio es conducido en parihuelas a presencia del Santo que ha de curarle. Y a un lado y otro, en el último término, diluyen su figura, con elegancia y cierto misterio, un elefante indostánico y un enervado “samurai” a caballo, representando el lejano oriente que surgía exótico ante los admirados ojos del hombre occidental.  

Composición dedicada a las Cruzadas medievales:

La figura central representa al monarca navarro Sancho VII el Fuerte, “el mejor caballero que jamás montó en silla”, en el instante de asaltar el último reducto que tenían los almohades en la batalla de las Navas de Tolosa de 1212, o «batalla de Al-Uqab» según fuente musulmanas.
Ahí rompía el buen rey a mazazo limpio las cadenas que unían a los voluntarios sarracenos más leales al emir, representados por esclavos negros. El emir como jefe político era de nombre Miramamolín, esto es, Abu Abd Allh Muhammad al-Nasir, «Amir al-Mu'minin», 'príncipe de los creyentes'  e hijo del triunfador en Alarcos frente a Alfonso VIII de Castilla.
En primer término de la parte izquierda, el arzobispo de Toledo, el navarro Rodrigo Ximénez de Rada, alza la Cruz. El, encargado por el Papa, fue el más impetuoso predicador de la Cruzada que culminó en esta batalla, en un escenario militar desarrollado en el paso de Despañaperros. Ahí estuvo el buen arzobispo junto al rey. En el momento más crítico de la batalla, cuando cualquier desliz podía dar al traste la campaña de los cristianos, el rey dijo al arzobispo: “Sr. arzobispo, ahora o nunca”.
A sus pies, dos guerreros muestran como trofeo las cadenas que en adelante formarán el escudo de Navarra, algunos de cuyos eslabones se conservan en la catedral de Tudela y otros en la colegiata de Roncesvalles, donde descansan los restos mortales de Santo el Fuerte, en su día estudiados por el médico forense e historiador don Jesús Luis del Campo.
En la parte derecha, dos cruzados conducen moribundo a su rey Teobaldo II, junto al que cabalga dolorida su esposa, la reina Isabel de Navarra, hija de Luis IX, santo rey de Francia, que aparece detrás en actitud de cambiar su corona de oro por una corona de espinas.
Más en el centro y en primer plano, un ángel señala sobre la roca las palabras “Deus lo volt”, que significa, “Dios lo quiere”, refiriéndose al móvil de las Cruzadas medievales. A su derecha, muere un guerrero besando la cruz de su espada.
Al fondo, bajo un flamear de pendones y banderas de barcos, se alzan en sus caballos los reyes cruzados, Alfonso I el Batallador, el infante don Ramiro, Teobaldo I y Felipe de Evreux.

Composiciones intermedias.
Entre las dos grandes composiciones históricas anteriores, La Cruzadas y las Misiones, el artista sitúa dos grupos de la época moderna, que representan la Navarra de la religiosidad popular y la Navarra de la defensa armada de los derechos más básicos de Dios y los navarros.
La Navarra religiosa aparece en un primer término con los cruceros de Ujué y de Val de Arce, seguidos de una larga procesión de entunicados portando cirios hasta perderse en la lejanía.
La imagen de San Miguel de Excelsis, que levanta un sacerdote a caballo, vincula esta parte de la composición con el fondo, donde sobre una dura y fría roca se contempla a los romeros de Montejurra con la insignia de los Caballeros Voluntarios de la Cruz y a dos madres arrodilladas, una de las cuales implora la protección a San Francisco Javier. Las madres de los cruzados rogaron al Santo patrón y movieron a sus maridos e hijos a la defensa de los derechos más fundamentales de la religión católica y a ella. Por eso la Hermandad de Caballeros de la Cruz nombró a San Francisco Javier como su hermano Mayor, y ordenó tallar la Piedad en agradecimiento a la mujer navarra, tan olvidada.


La Navarra guerrera comprende a todos los voluntarios que desde la Guerra contra la Convención francesa de 1793-1795, hasta 1939, han ofrecido su vida por Dios y por la Patria. Ahí están las figuras universales escalonadas en orden cronológico. Junto a los voluntarios de 1793 destaca en sombras la figura de un guerrillero de Espoz y Mina en la guerra por la Independencia contra las tropas revolucionarias de Napoleón y su hermano José que, desde luego, no fue proclamado rey de Navarra. Luego llegará el Ejército de la Fe contra el Trienio Liberal de 1820-1823. A su izquierda avanzan dos voluntarios de la guerra carlista, uno de ellos vestido con el uniforme de los “Guías de Navarra” de Zumalacárregui enarbolando una hermosa bandera blanca.
Siguen a estos los de la segunda guerra carlista, representados en tres generaciones (abuelo, padre e hijo) junto a un oficial a caballo que porta la “Generalísima”, la bandera que carga la imagen de la Inmaculada de la primera guerra carlista, bordada por la reina doña Francisca de Braganza, esposa de Carlos V, a principios de la campaña de 1833

Finalmente y en el extremo de la firme y fina roca, bajo la bandera bicolor y la enseña crucífera de un Tercio de Requetés, aparecen cuatro voluntarios de la Cruzada de 1936-1939: un militar que porta la bandera bicolor, un falangista sin signos que lo identifican como tal, y dos requetés con boina colorada, uno de ellos con la Cruz en alto. 



¿Quién era Ramón Stolz Viciano? Nació en Valencia en 1903 y falleció joven en 1958. Su obra es poco conocida. Sin embargo, su producción tiene una extraordinaria calidad y fue muy extensa. Su inspiración fue religiosa e histórica. Pintó al fresco con maestría, conoció muy bien la técnica del óleo, y fue un excepcional dibujante. Fue elegido académico en febrero de 1958, unos meses antes de fallecer. 
Pintó la Capilla de la Comunión en la Basílica de los desamparados (Valencia), la iglesia del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) (Madrid), el Gobierno Civil de Santander, la cúpula sobre la Vía Sacra del pilar. Restaura las cúpulas al fresco del pilar de Zaragoza, y reconstruye la cúpula de Francisco Bayeu etc. 

Fotocopia que explica las composiciones al fresco de la cúpula del Monumento,
realizadas por Ramón Stolz Viciano (1903-1958). Archivo HCVC


José Fermín Garralda Arizcun
Historiador
Pamplona 22-II-2017