miércoles, 17 de mayo de 2017

"Memoria histórica": cara y cruz de un singular fenómeno de mera rechancha

“Memoria histórica”, herramienta de revancha

VIENEN historiadores de EE.UU. a recordar las verdades, porque en España hay muy poca libertad. Stanley G. Payne ha sido entrevistado por “Nuestro Tiempo” (nº 694, Primavera 2017) en la universidad de Navarra, cumpliendo quizás por otros historiadores. La crisis es -como puede apreciarse- honda.
Payne recuerda sobre la IIª República, que los revolucionarios buscaron la radicalización de España, y que el presidente Niceto Alcalá Zamora -católico liberal, conservador y antimonárquico- se acobardó, intentando apaciguar a una izquierda dispuesta a tomar las armas. El  abuso de los Gobiernos fue evidente, y la excesiva paciencia de las Derechas fue simultánea a su paulatino acorralamiento. Pues bien, en seis ocasiones la izquierda recurrió a la violencia, una de ellas con las cruentas  revoluciones de Asturias (PSOE, CNT) y Cataluña en el año 1934. Es más, “la guerra era un secreto a voces, y el Gobierno no sólo la aceptó sino que la buscó. Según sus cálculos, el ejército republicano aplastaría el alzamiento, y la República saldría reforzada”.
Para Payne, hoy se desea legislar sobre la Historia, a modo de una “dictadura blanda”, pero dictadura. La agenda de la corrección política excluye al disidente. Se ha retomado la propaganda de guerra del Frente Popular, imponiéndola como verdad histórica, identificándola desde luego con una ideología y conceptos políticos situados sobre la realidad. Así, el relato histórico queda degradado, y la Historia se inventa al servicio del poder ideológico y político. A la vez se combate el patriotismo (devoción a los padres y respeto a sus obras), sustituyéndolo por un seudo patriotismo basado en la identidad étnica o lingüística.  Hasta aquí Payne.
Añadamos algo nosotros. En Navarra, el Gobierno de Uxue Barkos va a gastar decenas de miles de euros en “memoria” histórica (DdN, 28-IV),  mientras que el PNV y comparsas de Euzcadi olvidan la suya propia de 1936. Pues bien,  no le falta al PNV motivos para pedir perdón. En efecto, Miguel de Legarra Belástegui ha escrito La otra mitad -Las cárceles de “Euskadi”- 1936-1937. “Memoria histórica”  (Sahats, 2008). Este libro se refiere a los crímenes del Frente Popular y sus aliados del PNV, cometidos en San Sebastián y Bilbao. El autor afirma: “lo que yo aporto es lo vivido por mí y mi familia durante esa aciaga época, recuerdo amargo que se hallaba escondido, dormido, en un lejano rincón, que ahora se empeñan en despertar deformando cuatro pelafustanes de la política revanchista y unos cuando ‘historiadores’ que manejan impunemente la falacia y la tergiversación, las medias verdades y las mentiras enteras, maestros de la manipulación, con la complicidad de quienes tienen en sus manos los medios de difusión y silencian a los que pretenden rebatirles con la verdad entera”. En su lista de cientos de asesinados, falta, por ejemplo, el navarro Jaime Garralda e Iribarren, cabo de requetés fusilado en San Sebastián el 29-VII-1936. Investiguen otros casos. En Pamplona hablan de unos, pero olvidar a otros no trae paz, convivencia, rigor e imparcialidad, sino revancha: ¿por qué no ponen adoquines recordando a los navarros fusilados del lado nacional fuera de Navarra, como ponen al fusilado en Zaragoza el 6-VIII-1936?
Un marxismo de manual quisiera hacer un juicio popular al reo para que se auto inculpe. En su defecto, serán sus mismos familiares quienes le desdigan, sin él y contra él, en un marco y escenario muy teatral. Antes se manipulará el pasado, se lavará el cerebro y quebrarán la unidad familiar, para así acelerar la ruptura hoy. Teatro y realidad confundidos para afear, humillar y deshacer la memoria de los muertos por Dios y por España, e imposibilitar -hoy y mañana- nuestra fidelidad, comunidad y religiosidad navarra. Así, destruyendo lo nuclear de Navarra, se destruye su alma como perverso reto “intelectual”.
Ahí están  los familiares de los mártires y héroes exhumados por el Alcalde EH Bildu de la cripta del monumento de Navarra a sus muertos en la Cruzada el 16-XI-2016, a donde se trasladaron con honores aquel 17-VII-1961. Mola sufrió terribles acusaciones de entrada, luego liaron el tema con Sanjurjo pues falleció el 20 de julio y, al final, actuaron contra seis representantes de los casi cinco mil muertos en el frente de combate, que sobre todo molestan por llevar alpargatas y guiarles la Cruz.
Salvarán la memoria los testimonios del monumental libro Requetés (Madrid, 2010), y los actuales familiares de los voluntarios colocados en el monumento de Navarra aquel 1961 con el consentimiento expreso de sus parientes. Sólo algunos  parientes actuales de dos de ellos, quisieron la exhumación impuesta por el alcalde EH-Bildu en contra de los parientes directos. En los seis casos restantes los parientes han respondido a los hechos consumados con nobleza y sin avergonzarse de sus mayores, recogiendo con devoción los restos mortales como a mártires y héroes.
Quienes afean la memoria de los voluntarios don Pedro Martínez Chasco (pbro.) (con gran torpeza en “Diario de Navarra”, 11 y 17-XI-2016) y de Jaime Munárriz (vid. “Navarra Confidencial”) han hecho el ridículo. ¿Por qué?: porque don Pedro se alistó en Estella como capellán el primer día, regresó a casa por exceso de capellanes, y su padre parecía inclinarse por la CEDA. Ahí está también la carta del médico Carlos Munárriz Escondrillas, de familia carlista de toda la vida, al prior de la Hermandad de Caballeros Voluntarios de la Cruz, fechada el 5-VIII-1961.
Así pues, se equivoca la sobrina de don Pedro y redactora de “Diario de Navarra” (M.M.) mostrando su rencor hacia el Monumento, lo que significa y la memoria de su pariente -quizás su tío- . Además, aprovechó su calidad de pariente para realizar un documental para el periódico en el que trabaja, rompiendo el compromiso de que no hubiese medios de comunicación en las exhumaciones.
Fermín de Musquilda

Publicado en el quincenal "Siempre P'alante", nº 784 (16-V-2017), pág. 14

domingo, 30 de abril de 2017

Joaquín Sota, mártir por Dios, leal a los suyos e hijo del pueblo

AL PUEBLO LLANO, en honor de los mártires de la Tradición

"Los que en torno al Altar sacrosanto
sucumbieron con bravo tesón
bien merecen que España en su canto
les otorgue inmortal galardón.
En los dias de luto supieron
de Pelayo las huellas seguir;
y aunque en lucha constante murieron,
cuan Cides vencieron
después de morir" 
(frag. Enrique de Olea) (1)


BRILLAS ALTO EN LA MEMORIA COMO JOVEN ENTUSIASTA, y no como niño que así te llama hoy algún periódico que poco quiere saber de aquella eclosión de Navarra, dirigida por ese su primer voluntario que fue la Diputación Foral del viejo Reino. 

De corta edad, tu madurez corporal engañó a los que alistaban a los voluntarios. Tu hermano iba a cuidar de tí en la gran marcha sobre Madrid como Covadonga insurgente

Corazón limpio, con la mirada alta en los más puros ideales. Sabías muy bien lo que hacías, pues la información recibida de lo que ocurría en España era clara y gravísima hasta el límite. En tu silencio lo descubriste y en el ambiente social tafallés lo palpaste. 

El héroe y mártir Joaquín Sota Garayoa nació en 1923. Su padre era Victoriano Sota Zuza y su madre Gumersinda Garayoa Landa. Eran de la ciudad de Tafalla (Navarra). Uno de sus cuatro hermanos se  llamaba Felipe, y Josefina fue su hermana. Salió voluntario al frente el 19 de julio de 1936, con trece años de edad. Su padre quedó en casa con sus 48 años de edad y su madre con 47 años. Sin duda se les necesitaba en el hogar pero -fieles y entusiastas- seles dejó ir. 

Según el BO nº 10 (23-XI-1940 p, 122) perteneció al Tercio del Rey -luego era carlista-, aunque en la clase dicho BO le clasifica como falangista, sin duda porque en ese momento ya actuaba el llamado Decreto de Unificación. A dicho Decreto franquista se opusieron los carlistas, pues para ellos suponía dejar de existir políticamente, ser absorbidos por el nuevo Estado, ver incautados sus círculos, prensa, boletines y revistas, etc. Y así ocurrió. Tas el combate leal, los voluntarios regresaron a sus casas. Puede decirse que ganaron la guerra y que perdieron la paz. 

Pero Joaquín no regresó vivo para alegrar de nuevo a sus padres, sino que murió en el frente de Balaguer (Lérida), con 15 años de edad, el 21-VII-1938.

Sus restos mortales inicialmente reposaron en el cementerio de la ciudad de Tafalla. En 1961 la Diputación Foral pidió permiso a la familia para trasladarlos con todos los honores al monumento de Navarra a sus muertos de la Cruzada, donde estuvieron hasta el 16-XI-2016. Tras una noche de infamia y exhumación, de nuevo reposan. 

Los navarros de hoy tenemos una deuda pendiente con Joaquín. Somos olvidadizos, descastados y cobardes, pero ocurre que estamos sin líderes, pues han claudicado quienes no debieran claudicar. Mil gracias a los que no se avergüenzan de nuestro héroe y de sus miles de compañeros. Gracias mil porque los actuales ignorantes -y desde luego cobardes que se atreven con los muertos- hacen de modernos talibanes, no pocos de los cuales son hijos y nietos que reniegan de sus mayores -por ejemplo algún descendiente de "el Templau"-. Son estos últimos renegadores quienes debieran de responder de sí mismos y dejar a los demás en paz. 


Nuestro homenaje -no sin cierta melancolía- a este noble matrimonio del pueblo llano, perteneciente a una gozosa tradición, que ofrecieron lo mejor de sí mismos para frenar a quienes pretendían acabar con la religión católica -muchísimos voluntarios salieron como cruzados modernos-, hundir a España en la miseria, cercenar los Fueros de Navarra, y mantener una España descabezada sin rey. Sus hijos se pusieron a las órdenes de don Alfonso Carlos I y siguieron a la Diputación de Navarra como a primer voluntario. En España se vivía una situación de huida hacia adelante, revolucionaria y estalinista, de pucherazo electoral; más, el asesinato de Calvo Sotelo por los guardias de asalto fue la gota que desbordó la imposibilidad radical de la convivencia, culminando la quema de iglesias y conventos ocurrida en 1931 con el asesinato de más de seis mil sacerdotes, religiosos y monjas durante la guerra. La mayor persecución religiosa de la historia después de las del imperio romano pagano. 
¡Oh, pueblo llano, hacedor de grandes gestas! Campesinos y jornaleros, oficios y artesanos, obreros y pequeños industriales, funcionarios... que disteis todo de vosotros mismos junto a los demás sectores sociales, vemos cómo os maltratan los nuevos talibanes, que ni saben ni quieren conocer el ayer sino utilizarlo injustamente y en contra ya de la verdad ya de sus mismos contemporáneos.

Victoriano falleció en 1978 con 90 años de edad, y Gumersinda en 1960 a sus 71 años. Sus rostros de felicidad reflejan una conciencia tranquila. Dios les haya premiado. 


José Fermín Garralda

(1) "Biblioteca Popular Carlista. Publicación mensual de Propaganda" (Barcelona, 1895-97)

Respeten la Cruz de Órgiva (Granada)

¡No a la retirada de la Cruz de los muertos
de la Cruzada en Órgiva!

Animamos a todos nuestros lectores a firmar la siguiente petición:

Se trata de otra Cruz que quieren quitar, esta vez en Órgiva, en la Alpujarra granadina, aludiendo razones de la falsa memoria histórica, que en realidad no es sino olvido histórico, pues la Cruz, además de representar la fe cristiana de nuestros padres, sirve de piadoso recuerdo a los que murieron en la contienda de 1936.


Órgiva tiene muchas prioridades de las que debería ocuparse el Gobierno Municipal:  carreteras infames, hospital, limpieza, infraestructuras municipales, juzgados, empleo, transparencia, participación.......
Quitar esta Cruz, que no contiene ninguna inscripción y ha sido punto de encuentro y disfrute de muchas generaciones, no es ninguna demanda vecinal. Tampoco la Cruz genera conflicto alguno.
Actitudes talibanes de destrucción de una Cruz no producen ninguna reparación a nadie. Sólo se explica desde el intento de crear divisiones artificiales ya superadas.

sábado, 22 de abril de 2017

José Sanjurjo Sacanell. De Pamplona a Melilla sus restos mortales.

OPNION


In memoriam.
Su honor, muy por encima de nuestra gran vergüenza como pueblo
PAMPLONA le vio nacer en 1872. Su familia fue militar de saga carlista. Sus méritos de guerra y hazañas se encuentran en los libros. Héroe incomprendido por unos, vive querido por muchos navarros hoy silenciosos. Mucho se le debe, también donde hoy reposa. Comandante militar de Melilla (1921), dirigió el desembarco de Alhucemas (1925), ganó el sobrenombre León del Rif. Máxima autoridad del Marruecos español. Puso de acuerdo a Mola con los carlistas navarros y el 20 de  julio de 1936 fallecía en accidente de avión en Cascaes (Portugal), al ir a despegar hacia Pamplona para dirigir a los sublevados por Dios y por España.  Tenía 64 años.
Por pacificar Marruecos nuestro Marqués de Monte Malmusí y luego del Rif (1926), Fructuoso Orduna hizo un monumento por suscripción popular, de estilo clasicista, colocado en la calle ciudadela de Pamplona. Se inauguró el 13-VII-1929. Retirado su busto de bronce en 1931, repuesto en 1936, se quitó de nuevo en 1988. La Comunión Tradicionalista Carlista (CTC) de Navarra pleiteó con el Ayuntamiento iruñense, siendo digna de leerse la sentencia judicial.
El 22-XI-1939 la S.I. Catedral de Pamplona recibía los restos mortales del teniente general  laureado y celebraba sus honras fúnebres. El túmulo mortuorio se levantó en el atrio con escolta y jefes. Sus restos mortales reposarán en un recinto de dicha Catedral de 1939 a 1961, en un sepulcro exento de austeras líneas a los pies del Altar. Según el Recordatorio, la inscripción ante el sepulcro rezaba así:
“Aquí esperaré el día de la resurrección de la carne. En mi heroica y lealísima tierra natal de Navarra, en la que esperan también ese día del Señor y de la realidad de la victoria, tantos y tantos cruzados que con su sangre salvaron a España. Hacia esta tierra me traían los hombres de buena voluntad, en un julio inolvidablemente glorioso.
Yo en aquel vuelo traía mi alma de soldado, para guión de aquella empresa de héroes y caballeros; Dios no lo quiso; Dios quiso darme la muerte, para descansar en el sueño de los que en Él mueren; en mi tierra, con los míos, a la divina sombra de Santa María la Real” General Sanjurjo.

Sepulcro del General Sanjurjo en la catedral de Pamplona.
Recordatorio a los Mártires de la Tradición. Archivo del autor. 

Ahí descansaba confiado, mientras entre junio de 1943 y julio de 1954 se levantaba el Monumento de Navarra a sus muertos en la Cruzada. El 17-VII-1961 se trasladaron sus restos mortales con toda solemnidad hasta su Cripta, junto a los de Mola y cinco voluntarios -el sexto llegará en 1964-, que representan a los 4.653 muertos por Dios -fue una Cruzada- y por España en el frente de combate. ¡Por esto los han exhumado  con iniquidad en 2016! ¿Se enteran entrampados y navarros?
No fue fácil el traslado. Vicente Arrastia Gorricho, miembro de la Hermandad de Caballeros Voluntarios de la Cruz, decía: “no sabemos qué malas voluntades torpedean estos propósitos” (“La Actualidad Española”, 14-III-1961).
El cortejo fúnebre con los restos mortales partió de la catedral, desfiló por  la Plaza del Castillo y las avenidas San Ignacio y Carlos III, y llegó hasta la Cripta del  Monumento. El pueblo estuvo en masa junto a sus autoridades. El  féretro lucía las banderas nacional y de Navarra, el fajín, espada, gorra militar y condecoraciones.
El 16-XI-2016 sus restos mortales -entre otros- fueron exhumados con vileza e inquina contra la voluntad expresa de las familias de cuatro héroes. Fue posible gracias al pacto entre el Alcalde (EH Bildu) y el Sr. Arzobispo, quien claudicó con un por hoy inexplicable giro de timón. Las familias -se les tentó- se resistieron a triangular a ambos. Tras perder éstas el recurso de amparo ante el Juzgado, los restos mortales de Sanjurjo y tres voluntarios fueron recogidos inmediatamente por un noble representante legal de las familias.
Nuestro máximo respeto hacia el silencio y dolor familiar. Pero los navarros debieran de expresar el suyo: no pudieron hacerlo, siguen callados y, en el país de la libertad y el Derecho, los poderes fácticos (alcaldía, arzobispado y Diario de Navarra), junto a la dejadez y tergiversaciones durante décadas, directa o indirectamente lo han impedido. Ningún navarro estuvo físicamente entre el Alcalde y dicho representante familiar para denunciar el abuso del poder municipal. Algún derecho -no ya  jurídico- tendrán los navarros, pues Sanjurjo era una personalidad pública, lo quisieron en la Cripta (1961-2016) y le consideraron un héroe. Ausentes el 16-XI-2016, los navarros rechazan la claudicación y la orden del Alcalde de exhumar. Todo se hizo de repente, en silencio, de noche. Frente al triángulo de hecho (impuesto a las familias), sólo protestó in situ quien también era presidente de los carlistas CTC de Navarra; primero en el zaguán y luego -dos veces- expectante frente a una vigilada  Cripta.
Se comprende la actuación de las familias hartas de este affaire del Talibán marxista-separatista. Navarros: mostremos nuestro dolor y vergüenza por lo ocurrido, y pidamos perdón. Hoy no merecemos a Sanjurjo, que está bien entre sus Regulares.
La Diócesis estaba obligada a velar los restos mortales del general Sanjurjo como cuando estuvieron en la catedral durante 22 años. Una vez fuera de Navarra, el jueves 23 de marzo de 2017 recibieron los honores propios de su rango y descansan en la avanzada de España junto a las columnas de Hércules. Plus Ultra. Sanjurjo sigue respetado, y a pesar todo y del inexplicable silencio de los buenos -¡paz en Cristo al héroe y mártir!-, cada vez con más unción en la memoria viva del pueblo fiel.
Fermín de Musquilda


Publicado en el quincenal "Siempre P'alante" nº 782 (16-IV-2017) y en el digital  "Ahora-Información" (21-IV-2017).


sábado, 15 de abril de 2017

Viernes y Sábado Santo

AGENDA

Ayer, día de VIERNES SANTO, y hoy, día de SÁBADO SANTO, enternecemos nuestra alma al revivir la Pasión y muerte de N.S. Jesucristo por nuestros pecados, al revitalizar nuestra vida cristiana acercándonos con devoción al Madero y Árbol santo, y al meditar qué triste y oscuro queda el mundo sin la presencia de Dios y su divino Hijo entre nosotros. 

El Padre retiró su rostro del Hijo suplicante, y el Hijo se inmoló a la voluntad del Padre para que éste nos considerase de nuevo hijos suyos. El quiso que fuese así, por lo mismo que dura es la condición del hombre en este mundo fruto del pecado personal, y por lo mismo que grandes son los pecados personales que originan verdaderas estructuras de pecado. El Hijo nos da ejemplo de vida y por eso quiso sufrir tanto, el Padre nos admite como hijos adoptivos suyos, y grande es el trabajo que tenemos que hacer para colaborar con Dios en edificar un mundo que sea en lo posible la antesala del Cielo, nuestra patria definitiva. 

Dios nada tiene que ver con el origen del Mal en el mundo. Es el mal ejercicio de la libertad del hombre -y los demonios- lo que provoca todos los males. La gracia sobreabundante otorgada por Dios a quienes se la piden posibilita hacer el bien, y omitir y combatir el mal con sobreabundancia de bien. 

Getsemaní, casa de Caifás y pretorio, calvario y sepulcro, expresan la persecución religiosa que sufrieron los católicos en 1936-1939 y que hoy sufren en Oriente Medio en manos del mundo talibán. Los navarros de entonces se levantaron para derribar la estructura de pecado y la estructura deshumanizadora creada en la España de entonces. Y pudieron. Los que siguen las ideologías perdedoras de entonces buscan su venganza a lo guerracivilista y talibán, ochenta años después. 

A dichos navarros se les tiene que agradecer desde la perspectiva del cristiano, pero también se les tiene que agradecer por mera justicia social y ley de humanidad creada, pues por muchos motivos no era de recibo ni la Constitución persecutoria de 1931, ni las leyes que derivaron de ella, ni la quema y destrucción de conventos e iglesias, ni la inmolación de más de 6.000 sacerdotes y monjas según los criterios estalinistas, ni la creciente marxistización de España a beneficio del comunismo internacional enemigo de Dios y del hombre, sustituidos ambos por el devenir y la clase. 






El Cristo de Anchieta es una de las imágenes más importantes
de la S.I. Catedral de Pamplona.
Foto:JFG2017

Árbol ornamental en flor en el Burgo de Navarrería, junto a la catedral de Pamplona.
Foto:JFG2017
El Viernes Santo la Hermandad de Caballeros celebró su Via Crucis en la S.I. Catedral de Pamplona, como lo ha ido haciendo desde su constitución.

José Fermín de Musquilda
Pamplona, Sábado Santo 15-IV-2017




jueves, 30 de marzo de 2017

¿Qué "dice" el Monumento de "Navarra a sus muertos en la Cruzada"?

¿Pero qué "dice"?

Sacrificio heroico y memoria escrita
T
ambién por su imponente y singular silueta el monumento atrae al visitante desde la plaza del Castillo hasta el final del IIº Ensanche de Pamplona, al que conduce directamente esa rectilínea arteria que es la avenida Carlos III. El monumento de Navarra a sus Muertos en la Cruzada tiene la segunda cúpula mayor de España. Su nobilísimo nombre colectivo se inscribe -hoy torpemente tapado- en el friso sostenido por los seis enormes pilares de su amplio pórtico. A ambos lados de la gran puerta de bronce de la entrada principal, están ocultas con torpeza dos grandes inscripciones en piedra. La inscripción de la derecha recoge la proclama de la Diputación Foral de Navarra del 21-VII-1936, como primer voluntario: fíjense Vds. cómo estarían las cosas. A la izquierda se recoge el Decreto del Jefe de Estado español (Burgos 8-XI-1937), que concede la Cruz Laureada de San Fernando al escudo de Navarra como homenaje a sus gestas heroicas. Que ambas inscripciones estén tapadas tuerce la verdad y la historia de Navarra, que algunos quieren arrancar porque recuerda las gestas de las tres cuartas partes de aquella Navarra. Un primer paso -se engañan si querían contentar a todos- fue su ocultación talibán. ¿Qué sería de tratarse de un monumento a gudaris, brigadistas y milicianos?

En su día, el Sr. Urralburu (PSOE) talibanizó la amplia leyenda escrita en el muro del porche del palacio de la Diputación Foral que recordaba: “¡Navarra cubrió los frentes de combate!” con un esfuerzo casi milagroso, movilizando la décima parte de su población total. Lizarza y Nagore nos lo recordaban entre nosotros.
En los muros interiores del Monumento, se inscriben el nombre de 4.545 navarros muertos en combate (según la Diputación 4.653). No incluye a los nacionales asesinados fuera de Navarra, porque son otro concepto: al estilo de Jaime Garralda Iribarren asesinado junto a Víctor Pradera en San Sebastián, o los seis de la familia Arizcun asesinados cinco de ellos en Paracuellos del Jarama y don Manuel en Santander. “Hay que asumir la Historia: lo que hace ésta, no está bien -“no se puede”- deshacer” (entrevista con el Vicario General del obispado, 11-II-1993).
En la historia también hay Cruzadas. Una es la de 1936, y ahora quienes la provocaron y perdieron quieren hacer su contra-Cruzada. Pax, pax et non erat pax.
El Santo Cristo de Adsuara de 3 metros presidía la basílica de la Santa Cruz de la planta noble del Monumento. Era su única imagen exenta. Su Cruz estaba enclavada en una pieza con dos inscripciones: “Con este signo vencerás” y “Viva Cristo Rey”.
El arco del ventanal que contenía una vidriera hoy destrozada, dice: “+ Oh Crux ave spes única”. A esa misma altura y sobre las enormes puertas laterales del Crucero de la planta central, organizada en cruz griega donde se inscribe la gran cúpula, hay dos grandes inscripciones lapidarias. A la derecha: “Aquí se han enfrentado/ las dos civilizaciones./ Las dos formas antitéticas / de la vida social. Cristo / y el anticristo se dan la / batalla en nuestro suelo/. Cardenal Goma. Primado de España”. A la izquierda, hoy malamente tapada como la anterior: “Inclinamos nuestra frente / a la santa memoria / de los mártires / que sellaron con sangre / su fe en Cristo / Pío XII”.
Un friso orla el tambor con galería donde se asienta de la gran cúpula. Su inscripción en letra dorada dice: “Ya sabéis Señor cuanto hemos trabajado en las batallas así como mis hermanos y la casa de mi padre por defender nuestra ley y por el santuario… (I Mac XIII-3)”. La vista alcanza las cuatro grandes escenas del inmenso fresco de R. Stolz Viciano 16-VIII - 16-XI-1950, hasta llegar a la linterna de lo alto, donde se lee: “Et palmae in manibus eorum”. El fresco de las Navas de Tolosa de 1212 contiene la leyenda de las Cruzadas: “Deus lo volt”.

Cuatro hermosas escaleras conducían a la Cripta a través de unas puertas de bronce que recuerdan: “Pax mortui”. ¿Se enteran los desenterradores, cooperadores y talibanes? Hoy la Cripta está tapiada y aislada desde el interior del edificio, y ni siquiera se puede contemplar desde el balcón circular -cuyo vano hoy está cerrado- de la basílica superior. Se accede a la Cripta desde el bajo parroquial. Hoy, basílica y Cripta son dos ámbitos separados y aislados, y no porque esto sea  aberrante debe desacralizarse la Cripta. Al revés; queremos que se vuelva a sacralizar lo que fue basílica de la Santa Cruz, aunque se admitan diversos usos nobles y  adecuados al edificio, que excluirían lógicamente las vergonzosas exposiciones y la profanación de 2015-16. Aquí ocurren cosas demasiado serias. La basílica fue desacralizada por Mons. Fernando Sebastián, el 19-VII-1997 se celebró en ella la última Santa Misa, y desde 2002 el culto divino se celebra en la Cripta, lo que es querido por aquel.
En el friso central de la Cripta se lee esta inscripción del Antiguo Testamento. ¿Nuestros talibanes también van contra los judíos cuando quieren cargarse esta inscripción?: “+ Porque más vale morir en combate que no ver el exterminio de nuestra nación y del santuario. I Mach III v. 59”. Los siete sarcófagos se dedican a: “A / Sanjurjo / su pueblo”; “Navarra / a / Mola”, “Fue el primero en dar su vida”, “Iba armado con la Cruz”, “Venció a la edad con su espíritu”,  “Murió cuando empezaba a vivir”, “Hermanos en la vida y en muerte”. Pues a defender el respeto y la memoria de tantos padres, abuelos y Navarra, ¿saben? Con fe, vigor y justicia. Lo que muchos no han hecho hasta ahora. Sin memoria ni justicia no hay paz, sino imposición del guerracivilista y talibán
José Fermín Garralda

Pamplona, Rev. “Siempre P’alante” nº 781 (1-IV-2017)


Fotografías propiedad de José Fermín Garralda Arizcun (Pamplona)

lunes, 27 de marzo de 2017

GUARDIANES DE LA FE. Mártires del siglo XXI. Documental sobre la persecución religiosa en Irak


NOTICIA

HOY SE HA ESTRENADO en Pamplona el documental "Guardianes de la Fe". Es un documental sobre la persecución religiosa que los católicos iraquíes están sufriendo en su propia patria, en Mosul y sus alrededores. Una persecución a manos del Estado Islámico (ISIS), que se ha cobrado multitud de víctimas o mártires, muchas de ella sufriendo una muerte atroz, con desplazamientos masivos de la población etc. 

Son los nuevos mártires cristianos del s. XXI. 

Los cristianos no odian a los que se dicen sus enemigos, lo que muestra cómo les responden a estos por gracia de Dios. Esta respuesta de amor, no se entiende humanamente en nuestro mundo tan poco "fraterno" y "tolerante", tan interesado y utilitario. Desde luego, la respuesta de amor no impide sino que lógicamente ha exigido la creación de milicias populares para practicar la legítima defensa. 

Una nueva guerra defensiva de religión, como en tiempos pasados en México (los cristeros), España etc. Todo en última intancia, porque no hay más remedio, para acabar con la persecución en la propia patria, por inoperancia de los Occidentales y la ONU...

El Occidente pagano y responsable de lo que ha ocurrido, ha cerrado los ojos ante la persecución de los católicos iraquíes, ha cerrado los oídos, y se ha tapado la boca, aunque hayan surgido voces en USA y otros países descontentas de tanta complicidad.

El DOCUMENTAL, elaborado exquisitamente, bien fundado y nada sentimentaloide, es una enorme puerta hacia la verdad del actual Irak y del conflicto que está sufriendo Oriente Medio, tierra de desierto, tierra de Promisión.

Parte de la sala de los cines GOLEM, abarrotada de público. Foto: JFG2017

La proyección ha sido en los cines GOLEM de Pamplona, hoy lunes a las 8:15 de la tarde. La sala ha estado abarrotada. Jaume Vives, el director de la expedición de siete jóvenes al actual Irak, así como del documental, ha ofrecido su testimonio en una sencilla y sentida Introducción. Hemos rezado el Padrenuestro, porque el documental no es para pasarlo bien, sino para informarse, formarse, y realizar las oportunas aplicaciones personales y grupales. Al final, la visualización se ha cerrado con un muy  fuerte aplauso. 


El jueves a las 7:30 habrá otra proyección en los cines GOLEM en una sala mayor. Las entradas se compran en taquilla y por Internet. 

El jefe de la expedición y documental, Jaume Vives, en su exposición de motivos.
A modo de introducción. Foto: JFG2017
Foto: JFG2017


José Fermín Garralda
Pamplona/Iruña 27-III-2017

Imágenes con derechos de autor. 

sábado, 25 de marzo de 2017

Joaquín Sota Garayoa: el ángel que nosotros no somos.


 DOS NOVEDADES hay tras la escandalosa agresión verbal de las reuniones de ZER del 27 a 29 de enero y su proyecto talibán contra el Monumento. Los hechos cuajando  en el impasse del silencio, ¿harán que un nuevo asalto Talibán blanquee a ETA?   
Primera novedad. Surge una nueva posición, la del jocundo articulista Sr. Romera (DdN, 1-III), que pretende ser sosegada, de baja intensidad, técnica o pragmática. Quisiera él rebajar la “sobrecarga emocional” en torno al monumento de los “Caídos”, pero ignora que la opinión pública sólo escucha una voz y emociones  de los Talibán, con su agresividad, ruido y medios. Sr. Romera: no vaya de moderado centrista, trampa múltiple vista en exceso. Vd. está contra el monumento porque parte de que es igualmente válido conservar el edificio que  derribarlo. ¿Por qué no lo dice de otros monumentos aparecidos en Navarra? Afirma que su interior no es “decente”, y que por ello el edificio puede mantenerse “a condición de borrar todo lo que queda de simbología explícita”. Así nadie se escandalizará si se transforma en museo, galería comercial, invernadero o algo así. Pues bien, ojo el lector con aquella otra posición conservadora de los Trece de la Fama (DdN, 26-I), que busca  transformar el monumento -¿pleno derribo espiritual?- pero sin decir a costa de qué.  ¿Saben que nosotros lo queremos enterito, como y para lo que se construyó?
“Diario de Navarra” parece preferir un monumento sin huella alguna de lo que fue, y dirige la opinión: demolición a lo bestia, o mantener el edificio sin que lo reconozca la Navarra que lo levantó. ¿Y si fuese un monumento al gudari…?
Segunda novedad. Sabemos que el último de los ocho exhumados de la Cripta del Monumento de Navarra a sus Muertos en la Cruzada, ha sido enterrado junto a sus padres en Tafalla. Consumada la iniquidad, nos alegra el entierro final (SP’, nº 776, 16-I), pero con dolor porque, arrancado de su tumba por el alcalde de EH Bildu y la inexplicable firma final del Sr. Arzobispo, ya no lo devolverán.
JOAQUÍN SOTA es del que menos noticias se tiene según el blog amigos-monumento-navarra.blogspot.com Fue el navarro más joven de aquel 19-VII-1936. Salió con trece años de edad por Dios-Patria-Fueros-Rey. Murió con 15 años en el frente de Balaguer (Aragón) el 21-VII-1938. Sus restos reposaron en Tafalla. Luego, con permiso de sus familiares directos, el 17-VII-1961 varios combatientes tafalleses lo trasladaron en un gran acto de homenaje hasta la Cripta del Monumento: Felipe Sota Garayoa, Florencio Aoiz Oscáriz, Nicanor Segura Pérez de Iriarte, y Jesús Alcalde García.
La Hermandad de Caballeros Voluntarios de la Cruz daba vida religiosa y velaba por el Monumento -incluida su Cripta- que era su Sede por decreto del Sr. Arzobispo del 13-I-1960. En 1998 se desacralizó la basílica y el monumento se regaló al Ayuntamiento. Qué error. La HCVC volvió a la Cripta de 2002 a 2017, como Sede según otro decreto arzobispal del 9-I-2006. En la segunda noche del 16-XI-2016, los restos mortales de Sota -junto con cuatro más- fueron exhumados por la fuerza. Fue a modo de Oficio de tinieblas. Hubo presiones, trampas y complicidades en las altas esferas institucionales, y en otras compromisos, medias verdades y silencios. Todos quietos. Los restos de “Sotica” -a diferencia de los otros cuatro- no fueron recogidos por sus familiares y pasaron a jurisdicción municipal.
"Diario de Navarra" (27-II-2017) informa que don Emilio Tejero había solicitado al Sr. Arzobispo, mediante una carta abierta, que se interesase por el entierro de los restos mortales que faltaban, los del voluntario requeté Joaquín Sota.  El Sr. Tejero expresa el ámbito del Carlismo sevillano. Pues bien, a raíz de dicha carta, una sobrina de Joaquín Sota -con la que varios carlistas quisimos contactar pero sin éxito- llamó a aquel para informarle que finalmente ella había reclamado los restos mortales que luego enterró junto a sus padres. (El 26 de febrero me enteré de ello por otra vía). Los reclamó más o menos un mes antes de dicha llamada. Parece que los de Bildu trataron de presionarle para que se avergonzase de su tío o algo así, pero ella se ha mantenido firme.
 “Diario de Navarra” señalaba en tres ocasiones a Joaquín Sota como un NIÑO. ¿Quiere así adelantarse y estimular al lector? Mejor harían con entenderlo.
Joaquín fue el navarro más joven de la Cruzada. Fue vibrante y generoso.  Con 13 años algunos eran mozos por entonces, mientras que hoy son niños. No era un pobre chaval, ni le era lo mismo cantar el himno republicano que cualquier otro. Según buena fuente, nada sabe “el Javier” que ante mi total extrañeza me lo decía.
“Sotica” saltó al frente con su hermano Felipe. No debiera de ser de apariencia menudo, porque a más de uno le enviaron a casa por no cumplir la edad reglamentaria, lo que apoya el buen hacer de los mandos carlistas que no se aprovechaban de las almas ardorosas. El famoso marino pamplonés don Carlos Etayo Elizondo me dijo que él no pudo “colar” por su complexión, pero que sí lo lograron otros. Y ningún Sota era un descerebrado. Sus almas limpias y ardientes, nada tibias, sabían lo que sufrían Dios y España, y dieron lo mejor de sí. Toda la familia era carlista de toda la vida, acostumbrada a la generosidad y al sacrificio. Sólo quien lleva este bagaje humano, religioso y familiar, comprende que a los trece años se quiera igualar a otros mártires y santos. Esto resulta hoy difícil de comprender en nuestro ambiente materialista y traidorzuelo, secularizado y flojeras
José Fermín de Musquilda

"Siempre P'alante" nº 780 (16-III-2017)

domingo, 5 de marzo de 2017

El inicio de la "Javierada": ... 1940, 1941... 2017

AGENDA

¿Quién y cómo se iniciaron las Javieradas?
¿Qué ánimo de fe religiosa les acercaba a los pies de su Hermano Mayor San Francisco de Javier?

MUCHO se ha escrito sobre esto. Las Javieradas fueron una gran idea de Mons. Marcelino Olaechea Loizaga, obispo de Pamplona, para unir religiosamente y dar sentido religioso a todos los jóvenes y sociedad navarra desde 1941. Una gran idea de penitencia y virtud que llega con una gran vitalidad hasta hoy, año 2017, con proyección de futuro.

En 1941 el Obispo Olaechea convocó a todos los navarros, dirigidos por la Hermandad de Caballeros Voluntarios de la Cruz y por la Acción Católica Diocesana

La religión había sido salvada con la Cruzada de la persecución sistemática, pero en adelante quedaba por potenciar la vida espiritual y católica, reconstruir según Verdad la sociedad, y, quién sabe, ir a evangelizar todo el mundo como realizó el patrono de las Indias y las Misiones, Javier. ¿No es lo que se hizo? 

¡Qué generación ésta la de nuestros padres y abuelos, que tan maravillosos frutos dió, heredera de la Navarra de siempre, que había que cuidar, mantener, potenciar y proyectar hacia fuera, universalmente, a lo Javier! Digamos que: o Navarra mantiene sus grandes ideales a los que siempre sirvió como familias y pueblo, o se vuelve pecaminosamente hacia las criaturas (materialismo, banderas empequeñecidas...) para quedar estéril y colonizada.

¿Qué antecedentes hubo? Está bien pensar en esto porque, aunque la primera convocatoria diocesana a todos los mozos navarros fue en 1941, el mismo obispo convocó a los miembros -todos ellos jóvenes- de la Hermandad de Caballeros Voluntarios de la Cruz en 1940 como prueba de lo que iba a ser después. La prueba -la probatina- fue un éxito. Así señala el mismo Vicente Arrastia:

"En 1940, un tanto a la desbandada, ya peregrinó, por vez primera, corporativamente, la Hermandad de Caballeros de la Cruz. Y tuvo éxito su peregrinación. Fueron acompañados de muchos jóvenes navarros, ex-combatientes, devotos de Javier etc. etc. Y el actual Arzobispo de Valencia, D. Marcelino Olaechea Loizaga, entonces sólamente nuestro D. Marcelino, aunque ya era Obispo, ante el anuncio de lo que aquello podría ser pensó en la "Javierada"(Carta del prior de la Hermandad, Vicente Arrastia Gorricho, al director de "La Actualidad Española", Pamplona, 14-III-1961).  

De Cruz, cruzada; de Javier, javierada. La palabra "Javierada" la inventó Miguel Ángel Astiz, que en 1960 trabajaría en "La Gaceta del Norte", utilizándola don Marcelino Olaechea desde 1940, pues "le pareció acertada y se la quedó para él y para el mañana" (Carta del prior... Pamplona, 14-III-1961).  

Pero retrocedamos aún un poquito más. Los miembros de la  Hermandad de Caballeros Voluntarios de la Cruz que iba a ser fundada poco después por Mons. Olaechea (el 26-XII-1939 en el monasterio de Irache), peregrinaron al castillo de Javier, en la festividad religiosa de San Fco. Javier los primeros días de diciembre de 1939. Lo hicieron por iniciativa propia, para cumplir la promesa que muchos jóvenes del frente de batalla hicieron al Santo patrono Francisco de Javier en acción de gracias por haber terminado con vida y éxito la Cruzada. Pertenecían al Tercio de Navarra (y no del Rey como se dijo en 1961). En dicha carta del 14-III-1961, el prior añade: 

"Y no todos eran Requetés. Había militares y de otras condiciones. Sencillamene, eran compañeros de armas. Y tampoco todos eran navarros"

También hubo antes en el tiempo alguna costumbre de peregrinar al castillo de Javier, individual o colectivamente, para pedir y sobre todo unirse al santo patrón, santo al que la Hermandad de Caballeros Voluntarios de la Cruz declaró más tarde su Hermano Mayor. 

Presentamos a continuación las oraciones de saludo y despedida del peregrino de la Hermandad ante su Hermano mayor Javier. Tienen la aprobación del Vicario General de Obispado. 




Ofrecemos un párrafo (el segundo de la imagen) relativo a la Javierada de 1941, de la Circular que la Hermandad envió a los párrocos navarros para difundir dicha Hermandad de la Cruz, fechada el 7-IX-1941. Dice así:

"El Excmo. y Rvdo. Sr. Obispo de la Diócesis bendice y guía, como Capellán Limosnero Supremo nuestra Hermandad por él tan querida. Somos no teoría sino realidad en una gran parte de Navarra, pero lo hemos de ser en toda. De nuestra fuerza da testimonio reciente la Peregrinación al Castillo de Javier en donde a pesar de la dificultad de transporte y de ser bisoños logramos reunir, junto a otras juventudes, a MIL Caballeros Voluntarios, pero sobre todo dar la norma de empuje y "religiosidad a lo navarro" (subrayado nuestro).


Por último, ofrecemos dos referencias sobre cómo se había desarrollado la Javierada organizada por la Hermandad entre los años 1944-1950 y 1956-1959, según las crónicas anuales presentadas por don Ramón Arregui Jiménez (?) y don José María Echarri Loidi respectivamente, al capítulo Supremo, firmadas por el sr. prior. 


Imágenes: Archivo de la Hermandad de Caballeros Voluntarios de la Cruz (Pamplona)

A continuación presentamos varios carteles anunciadores de la Javierada de 2017, tomados de la Red, procedentes de organizaciones de Navarra y de fuera de ella como Zaragoza y Madrid. 






José Fermín Garralda Arizcun
5-III-2017

Fuente: José Fermín Garralda, "Javieradas de la "Hermandad de Caballeros Voluntarios de la Cruz" de 1940 a 2015. Las 75 Javieradas diocesanas desde 1941", col. Nueva Bermeja nº 16, 134 fol. Entrada del blog. historiadenavarraacuba.blogspot.com, sábado 3-X-2015. Archivo de la Hermandad de Caballeros Voluntarios de la Cruz.