miércoles, 7 de abril de 2021

La Cruz en el ayuntamiento de Casar de Cáceres

 Alerta

Hemos recibido la información recogida tras estas líneas, y la hacemos extensiva a todos. 

El alcalde de Casar de Cáceres, en un discurso vehemente, ha defendido que se quite la Cruz de la vía pública por diversas razones o sinrazones, y para cumplir la llamada Ley o proyecto de ley de Memoria democrática. 

Acerquémonos a la "ley" o proyecto de ley de un Gobierno apoyado por comunistas, separatistas y amigos de los etarras. De una "ley" o proyecto de ley que según el historiador Stanley Payne equivale, en materia de educación, a un adoctrinamiento sesgado contra de la libertad de enseñanza y pluralidad académica. De una "ley" o proyecto de ley que, ha dicho, tiene «reminiscencias soviéticas y de corte totalitario», y que expresa «gran preocupación» por las víctimas del Franquismo pero «ninguna» por las aproximadamente «55.000 víctimas de los revolucionarios».

En este caso, digamos que en su discurso, vehemente quizás no no tener suficientes razones, alcalde de Casar de Cáceres mezcla unos temas con otros, declara expertos a quienes del comité no son más expertos que el resto -sobre todo cuando algunos de sus miembros tienen un origen nada neutral-, mezcla la vida religiosa de la sociedad e instituciones del presente con la vida política de una época (la del "nacionalcatolicismo" la llama y del que no entiende mucho), menciona el dinerillo que recibe su ayuntamiento y que  perderán si no cumplen la "orden"... y sobre todo olvida que "la Cruz", cualquier Cruz, es eso: una Cruz con su propio significado religioso, y todos sabemos lo que significa lisa y llanamente, sin rencores de los "enemigos de Dios" en 1936 que ahora se quiere resucitar, sin cálculos por interés, sin  hipocresías puritanas que nadie cree. 

En atención a esto, dejen a la Cruz en santa paz. 

Más. Mezclar la Cruz con un régimen político concreto (autoritario o democrático-oligárquico), es el colmo de la engañifa y del sectarismo. Lo es con independencia de quiénes dispusieron su erección, pues ésta fue tras la "gran persecución antirreligiosa y anticatólica". Lo es también sabiendo que  los primeros destinatarios explícitos por la persecución religiosa, se transformaron con el paso del tiempo en un "todos natural e implícito". La Cruz debiera de ser el Credo de todos e iguala a todos ante el tribunal de Dios y el mismo cielo patrio. 

También sería sectarismo arremeter contra cualquier monumento dedicado al esfuerzo de quien dio su vida por la Religión y España, mezclarlo necesariamente con un régimen concreto, olvidar el respeto que ayer decían se debía a todos.  Digamos que exigir el igualitarismo ayer, hoy han pasado a la persecución de lo que con falsos pretextos consideran su enemigo. La lucha y el conflicto es inseparable del marxismo. Si, para quien lo desee, la Cruz puede recordar a los muertos hace 80 años, por quienes se debe rezar -por unos y por otros-, pues enhorabuena, y dense todos por satisfechos, que ya es hora de seguir haciéndolo. 

Con el planteamiento del sr. alcalde, ahora llegará el turno... ¿a los pantanos?, ¿o al Plan Badajoz?

El siguiente paso será quitar todas las cruces alegando la laicidad del Estado, la aconfesionalidad del mismo o lo que deseen. Van poco a poco, pero ahí van, con la palabra libertad en la boca. El alcalde menciona las  cruces que no han quitado, pero ya les llegará el turno. 

En otro orden de cosas, ya es miseria que la disposición de ese gobierno municipal de quitar una cruz de un lugar público, se tome con un voto más de concejal. ¿Es esto mayoría? Hasta Rousseau hablaba de una mayoría moral. Sólo la mayoría moral, la buena fe y la Cruz permiten la reconciliación. Esto choca con el hecho de que quienes la impiden están  provocado artificialmente la división en el seno de quienes ya estaban reconciliados. Máxime en un tema tan delicado para muchos y ofensivo para otros muchos que desean expresamente que la cruz se mantenga en pie. Ni siquiera preguntan a los propios votantes cuando las cosas pueden ser de otra manera, cuando en las elecciones municipales no se abordó el tema, lo que significaba que todo iba a seguir igual -¡ay de los votantes y de las libertades municipales!-, o cuando se ha demostrado durante los 42 años que la Cruz se mantuvo en pie. 

Por todo lo dicho, que tal alcalde y concejales  que le apoyan se digan campeones de la libertad, la democracia, la concordia y la ley.... es mero cinismo. Les recordamos que durante la IIª República se decía Muera Dios y Viva Rusia. Tampoco les juzgamos: allá ellos y su deformada conciencia. Por lo visto, los de su partido PSOE se equivocaron de lleno y mostraron una nula personalidad durante los 42 años "democráticos" en los que se mantuvo la Cruz . Sí, es fácil apreciar mucho empecinamiento, apriorismo y simplificación en esta cuestión tan talibanesca

Otra decisión y forma de hacer y argumentar debería de ser posible... y es posible. Otra cosa es que se quiera. Pero hoy no se quiere: sólo se complacen en cumplir órdenes. ¡Y qué órdenes...!: las de un Gobierno sostenido con el apoyo de comunistas, separatistas y los  amigos de ETA. 

¿Es que no se dan cuenta que sin Dios, sin Cristo Jesús nada es posible? ¿Que existe la objeción de conciencia y cierta libertad en los ayuntamientos, que no se debe vender la piel del oso antes de matarlo y es posible otra verbalización de las cosas para detener una injusta ley?

 
 
 
 
 
 

José Fermín, ¿son los más indicados para hablar de libertad?


Ha ocurrido lo que ya sabíamos que iba a pasar:


El Ayuntamiento de Casar de Cáceres ha aprobado en el pleno municipal retirar la cruz.


¡Pero es totalmente ilegal!


Desde Abogados Cristianos, hemos vuelto a solicitar medidas cautelarísimas para que no trasladen la cruz.

 
 
 
 
 
 

José Fermín, en este vídeo puedes escuchar los argumentos del alcalde de Casar de Cáceres para acabar con la cruz.


Ceden ante los chantajes de una supuesta "comisión de expertos" y la Diputación Provincial. El alcalde asegura que le adviertieron:


"Si quieren continuar recibiendo fondos públicos, tienen que cumplir".


Es decir, sólo les importa el dinero. Y si tienen que tirar la cruz por una cuestión monetaria, lo harán.


Pero no vamos a consentirlo.


José Fermín, esta cruz es totalmente legal. Y no tienen legitimidad para trasladar la cruz al cementerio municipal.


Esta cruz no tiene ningún tipo de simbología política. Sólo representa el amor y la paz de la cruz en la que murió Cristo.


José Fermín, por todo esto tienes que ayudarme.


Nosotros seguimos recogiendo firmas para pedirle al alcalde que no traslade la cruz al cementerio.


José Fermín, tú ya has firmado esta campaña (¡junto con otras 24.370 personas!). Pero necesitamos más impacto:


Comparte esta campaña a través de WhatsApp y de redes sociales con tus amigos y familiares. Haz clic en los botones:

 
 
 
 
 
 

Muchas gracias por apoyar esta campaña en defensa de la libertad religiosa.


Recibe un afectuoso saludo,


Polonia Castellanos

Presidente de la Asociación Española de Abogados Cristianos

martes, 6 de abril de 2021

El monumento: ¿"No debe morir, pero tiene que morir"?

 Hemeroteca

Alguna luz arroja este artículo de Eduardo García Serrano, que habla de la condena de Jesús por Pilato, con el que podemos acercarnos algo a las posiciones que hay sobre el monumento de Navarra a sus muertos en la Cruzada. Cada cuál verá dónde y cómo se sitúa, aunque no se deban establecer fáciles paralelismos. No queremos mezclar la sacralidad de la muerte del Justo con asuntos temporales, pero lo que se dice de la muerte de Jesús podría aplicarse a lo que se habla y hace sobre cualquier causa justa.  


El consenso del Gólgota,

02 de abril de 2021 por Redacción FNFF

 

Eduardo García Serrano

 


(Foto José Gil de Borja)


Fortaleza Antonia, el corazón de Roma en JerusalénSanedrín, los príncipes de la traición, el umbral que adensa el latido de lo oscuro convirtiendo en esclavos de sueños vacíos a los hijos de Abraham en la tierra de los profetas, calcinada por la veneración talmúdica a unos dogmas escleróticos y a unas leyes que gravitan en la vida de los hombres como una amenaza y como una condena. La amenaza de Caifás y la condena de Roma, aliados circunstanciales en el mutuo interés político. Por encima y más allá del odio y el desprecio que se profesan, las águilas de Roma y las filacterias de los sacerdotes del Templo firman con la Cruz el consenso del Gólgota.

Debe morir. Su último salvoconducto es la voz de Claudia Prócula que susurra en la conciencia de su todopoderoso marido: “No condenes a ese Inocente”. Pilatos tiembla entre el miedo y la duda. Ha hablado con Él. Sabe que es Inocente, pero la amenaza de Caifás de trasladar el caso a los gobernadores de Siria o de Egipto, mucho más poderosos que él, que sólo administra un pedregal levantisco, llena de espadas pretorianas sus sueños. El Emperador Tiberio no perdona. Es implacable. Es el ejemplo. Su carrera está en juego, pende de la vida de un inocente tal y como su cursus honorum depende de una sentencia injusta. He ahí la encrucijada: hacer lo justo y arruinar su porvenir, o hacer lo políticamente correcto y condenar al Inocente.

El miedo y la ambición son la levadura de Pilatos, que toma la decisión que acabará abriendo la puerta del Pretorio a los carpinteros del Gólgota. Cree que un poco de sangre, sólo un poco, saciará a Caifás y a su Conferencia Episcopal. En el patio de armas de la Fortaleza Antonia, encadenado al pilar del flagelo, el látigo derrama la Sangre Inocente que no satisface a los sacerdotes del Sanedrín y que anuncia el Martirio de la Cruz. Es un poco injusto, sólo un poco, pero es absolutamente necesario. Eso piensa Pilatos, pero se equivoca, porque es absolutamente injusto y absolutamente innecesario. Los dos conceptos que él ha convertido en opuestos, siendo la Justicia la primordial Necesidad.

Es injusto, es innecesario y, además, no basta, porque cuando la injusticia es la ley de la política nunca es suficiente. Jamás basta con un poco de Sangre Inocente. Debe morir. Sea.

Para que su conciencia despierte renacida, Pilatos convoca la fiesta de la democracia y somete a plebiscito  la vida o la muerte del Inocente, pues la Verdad no depende de su propia naturaleza sino de la voluntad popular. Unas masas intoxicadas de miedo y mentiras, jaleadas por sus pastores y amenazadas por sus guardianes, gritan destempladas y excitadas “¡crucifícale, crucifícale, crucifícale!” mientras la risa destartalada de Caifás jalona la Vía Dolorosa, iza la Cruz, cumple la Profecía y corona de espinas al Inocente sobre el consenso del Gólgota. Sabe lo que ha hecho y en un último gesto de pragmático cinismo se lava las manos por lo que ha hecho. Las manos, no la conciencia, donde eternamente clama el eco de Claudia Prócula “No condenes a ese Inocente” frente al bramido democrático de la masa “¡crucifícale, crucifícale, crucifícale!”

No debe morir, pero tiene que morir. Esa es la cínica sutileza con la que Pilatos le lava las manos todos los días, desde hace dos mil años, a los gobernantes y a los sacerdotes, a los jueces y a los políticos que heredaron su toga y su ejemplo.


Foto: prohibida la reproducción. Propiedad de José Gil de Borja

¿No todas las víctimas fueron iguales?

 Hemeroteca

La Asociación cultural y peña senferminera Pomplaeo ha publicado un artículo mostrando los bombardeos del Frente Popular sobre poblaciones navarras. Al final recoge unas palabras de Laura Pérez y Koldo Martínez mostrando que no todas las víctimas de la guerra eran iguales. Lo que nos imaginábamos en su caso. 

Se titula: "Víctimas civiles en bombardeos republicanos sobre la navarra insurgente", autor: Fdo. José Vaquero, conocido escritor de categoría en temas navarros.

https://pompaelo.org/victimas-civiles-en-bombardeos-republicanos-sobre-la-navarra-insurgente/

viernes, 2 de abril de 2021

Acciones de defensa de la Cruz de Cáceres y persecución anticristiana

 

 
Agenda 
 
 
 
 
 

(Fotografías obtenidas de la web del Diario Hoy).

 
 
 
 

XXX, ¡estamos de celebración!


La cruz de Cáceres cumple 80 años.


Y lo hace en medio de una persecución emprendida por la izquierda laicista para acabar con todos los símbolos cristianos de España.


Como ya sabes, el alcalde de Cáceres, Luis Salaya (PSOE), quiere acabar con esta cruz... y al mismo tiempo instalar en otra parte de la ciudad un buda de 40 metros de alto.


¿Budismo sí, pero cristianismo no?


Grupos radicales como Europa Laica, PODEMOS o la Juventud Comunista convocaron el pasado 14 de marzo una concentración a favor de la retirada de la cruz.


¡¿Pero qué más les dará a ellos la cruz?!


Si esta cruz no incumple la Ley de Memoria Histórica y está dedicada a los españoles.


XXX, somos más los que queremos mantener la cruz que los que quieren acabar con ella. Y la jurisprudencia está de nuestro lado.


Por eso es el momento de seguir presionando:


XXX, tú ya has firmado esta campaña (¡junto con otras 64.000 personas!). Pero necesitamos más impacto:


Comparte esta campaña a través de WhatsApp y de redes sociales con tus amigos y familiares. Haz clic en los botones:

 
 
 
 
 
 

Muchas gracias por apoyar esta campaña en defensa de la libertad religiosa.


Recibe un afectuoso saludo,


Polonia Castellanos

Presidente de la Asociación Española de Abogados Cristianos