viernes, 9 de septiembre de 2016

Cuarto voluntario que representa de los voluntarios de la merindad de Olite

Páginas de Historia... 
para la oración y el recuerdo

Joaquín Sota Garayoa

“Murió cuando empezaba a vivir”. Así reza la inscripción del sarcófago que contenía los restos mortales de Joaquín Sota Garayoa, situado en la cripta del Monumento de Navarra a sus muertos en la Cruzada en representación de la Merindad de Olite o Tafalla. 




"Murió cuando empezaba a vivir". No, no creo que este temple sea habitual en nuestra sociedad lánguida. Foto:JFG2016

Desde el 17-VII-1961 hasta el 16-XI-2016 sus restos mortales durmieron en una urna o caja de zinc reducida y recubierta de un plástico. Un héroe, un mártir… que como todos sufrió un paulatino olvido por parte de los indignos, y con total desdén por parte de los que recientemente se han declarado enemigos por motivos ideológicos y políticos presentistas. Y resulta que el arzobispo les hace el juego y arrincona - sin decir por qué- sus mil razones para alegar. ¡Ay si fuesen gudaris, brigadistas o milicianos…! Al aire que más calienta o a ponerse de perfil por si acaso. ¿Cometer una injusticia y una torpeza por el bien de otros?

Ningún familiar ha reclamado los restos de Sotica, que corren el riesgo de ir al osario común. ¡Qué vergüenza sería! Son los únicos restos que quedan a cargo del Ayuntamiento, porque los familiares de Sanjurjo, Arregui y los dos Aznar los recogieron el mismo día 16, para después inhumarlos en suelo sagrado y amigo, y eso que la prensa y todos creíamos que iban a ser custodiados por el Ayuntamiento. Fue una vez que el tribunal del Contencioso Administrativo desestimó las medidas cautelares. Decimos custodiados por el Ayuntamiento EH Bildu hasta que haya una sentencia firme a las reclamaciones de los familiares que determine si su  inicua exhumación de la cripta se ajusta o no a derecho. El Ayuntamiento no puede  incinerar los hasta dicha sentencia y en cualquier caso si la familia no quiere.

El héroe y mártir Joaquín Sota nació en 1923. Su padre era Victoriano Sota Zuza y su madre Gumersinda Garayoa Landa. Uno de sus cuatro hermanos se  llamaba Felipe. Salió voluntario al frente el 19 de julio de 1936, con trece años de edad. Me informan que formó parte de una cuadrilla de jóvenes que se fueron al frente, entre ellos Javier Martinena y José Luis Prieto, el jefe de la Policía foral que fue durante 13 años que será asesinado por la ETA en 1981. Según el BO nº 10 (23-XI-1940 p, 122) perteneció al Tercio del Rey -luego era carlista-, aunque en la clase le clasifica como falangista, sin duda porque en ese momento ya actuaba el decreto de Unificación que creó la FET de las JONS. Joaquín murió en el frente de Balaguer (Lérida) el 21-VII-1938 con 15 años de edad.

Sus padres recibieron una pensión anual de 693,50 ptas a partir del 22-VI-1938 (BO, nº 10, 23-XI-1940, pág. 122), que ascienden a 795,50 el 19-V-1943. (BOE, pág. 4.718). 

Sus restos inicialmente reposaban en el camposanto de la ciudad de Tafalla. La Diputación Foral pidió permiso a la familia para trasladar sus restos mortales al monumento de Navarra.

Por una carta del Prior de la Hermandad de Caballeros Voluntarios de la Cruz, (Pamplona, 11-X-1972) dirigida a J. Aoiz, hijo de Florencio Aoiz -comendador de dicha Hermandad en Tafalla-, se tiene noticia de que un tal "Sotica" era enfermero en el hospital de Tafalla y miembro de dicha Hermandad. Pensamos que pudiera ser un pariente directo del tal Joaquín Sota. 

 El prior de dicha Hermandad solicitó información sobre la biografía del voluntario al tafallés Florencio Aoiz Ozcáriz –“el templao”, “el Templau”, “Templau”, “El Tempau”-, miembro de la Hermandad y comendador en Tafalla (+ 1972), en su carta del 2-VIII-1961. El tal Aoiz vivía en la Plaza Navarra nº 11-1º Desgraciadamente no se conserva la respuesta de éste último en el Archivo de dicha Hermandad.

El sarcófago situado entre las 
estaciones 13 y 14 del Via Crucis, 
a la derecha del AltarFoto:JFG2016
El traslado se hizo de forma solemne en Pamplona el 17-VII-1961. Tras  permanecer el féretro en la capilla ardiente desde las 6 de la mañana, el cortejo fúnebre partió del atrio de la Catedral a las 6 de la tarde hasta llegar al Monumento de Navarra. El féretro, colocado sobre un armón de artillería, lo portaban sus propios conciudadanos, cuatro tafalleses y veteranos de la guerra, que el prior de la Hermandad José María Echarri Loidi solicitó a Florencio Aoiz, diciéndole:  “desearíamos que vosotros lleveis a hombros desde la Catedral hasta el Monumento. Así que os espero a todos. Traed las Cruces y banderas. Sé que os costará sacrificio, pero los gloriosos muertos se lo merecen y merecen nuestro homenaje público” (Pamplona, 10-VII-1961). Las banderas Nacional y de Navarra y la boina roja de requeté cubrían el féretro, del que salía cuatro cintas sostenidas por dos militares y dos veteranos de guerra. Los portadores fueron: Felipe Sota Garayoa, Florencio Aoiz Ozcáriz, Nicanor Segura Pérez de Iriarte, y Jesús Alcalde García.

El prior de la Hermandad José María Echarri Loidi solicitó datos de los voluntarios a personas significativas de los pueblos, porque: “queremos tener fichas lo más completas posibles de estos héroes de Dios y de España que representan a los gloriosos muertos navarros de las diversas merindades navarras y que ascendieron al número de cuatro mil novecientos noventa y siete, para que no (se) pierdan por falta de anotación, como ya ha ocurrido otras muchas veces en nuestra historia. Nosotros tenemos la misión de conservar en nuestros hermanos el espíritu que llevó a Navarra a la Cruzada, rogar por los gloriosos muertos de la misma, recoger sus anécdotas, procurar que se conserven con respeto sus restos, etc.” (Carta del prior al párroco de Oteiza de la Solana, Pamplona 3-VIII-1961). Sin embargo, no hemos encontrado la respuesta.

Sin conservarse la posible respuesta de los Sota a la petición anterior, el prior informaba del “(…) traslado de los restos de los (…)  ocho mártires que dieron su sangre en defensa de la religión católica y por salvar a España de caer aherrojada en las garras del comunismo ateo “intrínsecamente perverso” como lo calificara el Santo Padre Pio XI” (Carta a Jesús Roce, Tudela, Pamplona 30-V-1961).

Sí, murió cuando empezaba a vivir, con sus quince abriles y su alma en flor. Su muerte no fue inútil. Dos generaciones hemos vivido de cara a Dios, con dignidad y lejos del gulag comunista de URSS o Cuba. Nosotros somos los inútiles, incluidos quienes han hecho  algo atropellados por la rapidez del alcalde EH Bildu a exigir y el sr. arzobispo a ceder de forma incomprensible. Luz y taquígrafos. Voz profética. Y siempre los pobres y débiles a pagar…

Lo que ha ocurrido y está ocurriendo en Navarra va a pasar a la Historia como un baldón de vergüenza para los navarros de hoy y la Diócesis.
Vista del exterior del monumento desde la parroquia de cristo Rey.
A la izquierda está parte de su arcada. Foto:JFG2016
“Murió cuando empezaba a vivir”, con sus quince abriles y su alma en flor.

Pamplona, 5-IX-2016 
José Fermín Garralda

Historiador

Fuente: archivo de la Hermandad de Caballeros Voluntarios de la Cruz

* Prohibida la reproducción del texto e imágenes que tienen derechos de autor del firmante. Gracias a la gentileza de la Hermandad ha sido posible acceder a la cripta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario